Planchart: “No podemos permitir que la USB se quede en la periferia del conocimiento”

Soraya Villarreal
Departamento de Información y Medios USB.-

Un nuevo equipo rectoral asumió las riendas de la USB ayer en la tarde en un acto celebrado en el Conjunto de Auditorios y el en que se congregaron autoridades regionales, representantes de academias científicas, embajadores, autoridades de diferentes centros de investigación, así como de otras casas de educación superior, para despedir al equipo rectoral de la gestión 2005-2009 y recibir a los profesores Enrique Planchart, Rafael Escalona, William Colmenares y Cristián Puig, quienes dirigirán la institución entre 2009 y 2013.
El nuevo rector, profesor Enrique Planchart, hizo un recuento de algunos hechos significativos que han cambiado el curso de la historia como la formulación de las Leyes de Maxwell, sobre la cual se identifica la electricidad y el magnetismo como un solo fenómeno, explicando las o­ndas magnéticas y la luz.

 A partir de este hecho y las consecuencias derivadas a lo largo de la historia, el rector Planchart hizo varias comparaciones y reflexionó sobre fenómenos sociales como las nuevas comunidades virtuales, las redes de comunicación, la influencia de la aparición del teléfono celular, el blackberry, i-phone y la computadora portátil, la aparición de subredes temáticas o nodos que comparten interés común como los Twitters.

Con la explicación de varios de estos hechos, estableció el paralelismo entre las redes de información y los nodos principales de la red del conocimiento, que son las universidades, los centros de investigación, las academias y los laboratorios de desarrollo tecnológico, para luego hablar de la importancia de la configuración de las universidades y la luz producida por estas instituciones a partir del trabajo de profesores y estudiantes, “cuanto mejores sean esos profesores y estudiantes, mejor será la Universidad. Estimular y promover el crecimiento de la Universidad es estimular y promover el crecimiento de sus componentes, no hay otro camino”.

Pero esta no es tarea fácil, dijo, “estamos conscientes de ello. La Universidad está amenazada; los valores de la Universidad no parecen compartidos por quienes administran el Estado en estos tiempos; éstos favorecen instituciones que no son universidades, son escuelas de formación para gente que sea capaz de realizar tareas puntuales que pueden parecer importantes en este momento, pero que no tienen ni tendrán la capacidad de seguir su autoformación, de desarrollarse y adaptarse a los cambios que son indetenibles”.

“No podemos permitir que la USB se quede en la periferia de la red del conocimiento, ni que se aísle; es una cuestión de supervivencia para la generación actual de venezolanos y las futuras, debemos luchar por mantenernos dentro de la red y aumentar la luminosidad de la USB”.

Capacidad humana, administración, modelo educativo y autonomía
Después de agradecer a la comunidad universitaria y a su equipo rectoral conformado por los profesores Aura López, José Ferrer y Alejandro Teruel, el rector saliente, Benjamín Scharifker dijo que la contribución de las autoridades del cuatrienio que termina está plasmada en el Informe de Gestión 2005-2009 presentado recientemente, y consideró provechoso hablar del futuro, “al cambio de escenario que todos anhelamos en nuestro país y en consecuencia en nuestra universidad”.

Se refirió a los grandes desafíos para la universidad venezolana de comienzos del siglo XXI: la capacidad humana, la administración, el modelo educativo y la autonomía.

“El tema de la construcción de las capacidades humanas necesarias para el desarrollo debe ser tratado con urgencia en Venezuela. Las generaciones de jóvenes que logran finalizar sus carreras profesionales se enfrentan a un mercado de pocas ofertas y de incertidumbres sociales, económicas, políticas y que ha derivado en una preocupante exportación de talentos durante la última década”.

El tema de la administración de las universidades, dijo Scharifker, es altamente sensible “y hoy más que nunca se utiliza para el descrédito de nuestras casas de estudio. Para lograr una gerencia exitosa se deben integrar los sistemas, las instancias, las personas que permitan el desarrollo de una cultura de servicios tanto a la comunidad universitaria como a la sociedad en general”.

Sobre el modelo educativo de la educación superior, el rector saliente dijo que es algo “que cuestionamos constantemente, en mayor o menor grado de acuerdo al momento histórico, pero esa inconformidad es uno de los estímulos para la reflexión continua del papel de las universidades en la sociedad. La universidad debe mantenerse abierta a todos los venezolanos, a todas las corrientes políticas, a todas las propuestas científicas, tecnológicas y humanísticas, brindando igualdad de oportunidades, ampliando su oferta y profundizando su calidad y pertinencia”.

Con respecto a la autonomía, dijo que está amenazada cuando se le restringen sus presupuestos, se le intenta imponer normas para el ingreso de los estudiantes y se desatienden sus necesidades de inversión; “la defensa por los valores supremos de la academia debe constituirse en una prioridad de todas las casas de estudio, con la participación de profesores, estudiantes y obreros. Hoy la USB es amenazada por la existencia de una estructura arcaica y anacrónica, el Consejo Superior, que no facilita el progreso, y entorpece la puesta en marcha de una organización moderna que concibe el gobierno universitario en tres instancias: la Asamblea Universitaria, el Consejo Social y el Consejo Directivo”.

Para finalizar expresó: “abogamos por procesos de cambios compatibles con la democracia, la libertad y la justicia. Una sociedad en donde no exista el diálogo, el consenso y el respeto es una sociedad destinada al fracaso; por ello, defender los valores democráticos es defender una sociedad libre donde se respeten las diferencias y se persiga el bienestar de todos sus integrantes”.

Madurez institucional
El presidente de la Comisión Electoral, Armando Blanco, dio las palabras de salutación en las que destacó algunos elementos que consideró transcendentes para la celebración del acto de toma de posesión, entre éstos, la madurez alcanzada por la USB y la contribución que ha hecho al país, tanto en la formación de profesionales de todos los niveles de la educación superior, como en la propuesta de soluciones a problemáticas propias del país; destacó además el empeño de los empleados para el desarrollo de las elecciones en el mes de mayo, “cuya actitud hacia la innovación promovió la introducción de elementos tecnológicos que permitieron la modernización de muchos procesos propios de los actos electorales”.

Agradeció la alta participación de estudiantes, profesores y egresados “como muestra del compromiso que sienten todos con la Universidad. Esta comunidad escogió con plena libertad y sin dejar margen de duda, aquellas propuestas que consideró se corresponden con los fines y obligaciones específicas de la Universidad”.

Blanco citó las palabras del Ignacio Rodríguez Iturbe, Profesor Emérito y primer Decano de Investigación de la USB referidas a que “el respeto por la verdad es la reina de las virtudes en el campus universitario; la honestidad de vida y la honestidad intelectual marcan en el universitario integral una opción ética que trasciende el trabajo puramente intelectual y transmite el testimonio silencioso de un orden de valores”.

Finalizó sus palabras apelando a esa honestidad para exigir, “en nombre de toda la comunidad universitaria, quecesen las dilaciones, se culminen las formalidades administrativas y se reconozca definitivamente el carácter autónomo de la Universidad Simón Bolívar, mediante la aprobación, en mora desde hace casi seis años, de nuestro Proyecto de Reglamento General”.

Luego de la ceremonia de juramentación, la imposición de medallas y la intervención del rector saliente, Benjamín Scharifker, del rector entrante, Enrique Planchart, la proclamación por parte de la Secretaria de la Comisión Electoral, profesora Daniuska González y de la lectura y firma del acta protocolar, intervinieron para el cierre del acto el Orfeón Universitario y la Orquesta de Cámara de la USB.

Share