Sistema electoral podría incluir a obreros y dar peso a estudiantes

Ariana Guevara Gómez / El Nacional.-

El sistema de elección de las autoridades universitarias es un punto para el debate. Es, en realidad, una polémica muy ardua porque cada sector tiene una visión muy particular del asunto. A pesar de las diferencias, muchos coinciden en que es necesario transformar, así sea un poco, el proceso de votación.

La Ley de Universidades de 1970, que está vigente, establece que son los profesores, estudiantes y egresados los que pueden elegir al rector, el secretario y los vicerrectores de la institución. Los empleados no participan en el proceso.

Los votos de los alumnos tienen un peso de 25%. La ley de educación universitaria vetada por el Ejecutivo establecía que todos los miembros de la comunidad, sin distinciones, pueden elegir.

Tulio Ramírez, presidente de la ONG Asamblea de Educación, expuso una ponencia en un foro que se realizó el 10 de febrero en la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales. Allí explicó que la democracia política es distinta a la universitaria. El escenario de la primera es una sociedad en la que sus miembros se agrupan para obtener poder; la segunda se genera en una comunidad que busca conocimiento y abarca mucho más que un proceso electoral. Por lo tanto, a su juicio, no puede haber una universalización del voto en las instituciones de educación superior.

Ahora, no es que el asunto se deba dejar tal como está. Ramírez asegura que la relación de los votos entre estudiantes y profesores no es la más justa. «Puede mejorarse el porcentaje, pero esa es una lucha estudiantil. La ley debe garantizar la paridad, pero no como un voto de estudiante por uno de profesor. El porcentaje exacto no debería estar en el instrumento legal porque eso varía de acuerdo con la universidad».

Tony Chacón, presidente de la Comisión Electoral de la UCV, opina algo parecido. Dice que la semana pasada hubo una reunión del núcleo de comisiones electorales ­en el que están representadas 11 universidades del país, que son las que realizan elecciones­ y llegaron a estas conclusiones: que se respete el artículo 109 de la Constitución, en el que se indica que la comunidad universitaria está formada sólo por estudiantes, profesores y egresados; y que se revisen los porcentajes de participación para que los alumnos tengan un mayor peso en las decisiones.

Los gremios

Carlos Suárez, presidente del Sindicato Único de Trabajadores de la UCV, dice que debe haber una democratización del sistema.

No solamente proponen que los empleados puedan elegir a las autoridades, sino que también tengan la posibilidad de ocupar uno de esos cargos.

«Tenemos trabajadores con posgrados y doctorados con capacidad para ser rectores, decanos, directores de escuelas», afirma.

Anderson Ibarra, del colectivo Praxis Revolucionaria de la Universidad Bolivariana de Venezuela, comparte la opinión de Suárez. Asegura que debe haber igualdad de condiciones entre todos los sectores de la universidad.

Diego Scharifker, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la UCV, cree que el voto debe ser proporcional entre estudiantes y profesores: «Somos más estudiantes. Si se plantea el voto uno a uno, nosotros tomaríamos todas las decisiones».

José Virtuoso, rector de la UCAB, considera que el sistema electoral de las universidades privadas debe tener sus propias reglas, ya que en estas instituciones no hay elecciones de autoridades como en las autónomas.

El Nacional, 18 de febrero de 2011, Educación y Sociedad / 4

Share