Comunidad Lgbti lucha por el reconocimiento de sus derechos más allá del matrimonio igualitario

Quiteria Franco y Gisela Kozak, ponentes, junto con William Anseume, moderador del foro.

Quiteria Franco y Gisela Kozak, ponentes, junto con William Anseume, moderador del foro.

Ciclo de foros USB con el país

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

La comunidad venezolana Lgbti (lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros e intersexuales) está luchando por la elaboración de leyes de Identidad de Género y Antidiscriminación, el reconocimiento de las relaciones mediante las dos figuras que contempla la Constitución Nacional vigente (matrimonio y uniones estables de hecho) y la incorporación de la educación sexual en todos los niveles, laica y con un enfoque que incluya los estudios de género y los derechos humanos.

Quiteria Franco, profesora del Departamento de Idiomas de la USB y coordinadora general de Unión Afirmativa de Venezuela y de la Red Lgbti de Venezuela, señaló que no es necesario reformar la Constitución para incluir otra figura, tal como la unión civil empleada en otros países, con el fin de reconocer las relaciones entre parejas del mismo sexo. “La sentencia del Tribunal Supremo de Justicia en 2008, ante solicitud de Unión Afirmativa, determinó que la Constitución establece que no puede haber discriminación, y que el texto constitucional no prohíbe ni condena las uniones de hecho entre personas del mismo sexo, Corresponde entonces a la Asamblea Nacional legislar sobre el tema”, expresó durante el foro Derechos Humanos, identidad sexual, género, parte del ciclo USB con el país, organizado por la Asociación de Profesores, Asociación de Egresados y Federación de Centros de Estudiantes de la USB.

Franco destacó que las exigencias de la comunidad Lgbti van mucho más allá del matrimonio. “Se trata de los Derechos Humanos que deben ser universales, son muy claros y los Estados deben aplicarlos y velar por su cumplimiento para todos los ciudadanos”. En este sentido, mencionó los Principios de Yogyakarta sobre la aplicación de la legislación internacional de DDHH en relación con la orientación sexual y la identidad de género, entre los cuales están el derecho de igualdad y no discriminación, el derecho a la personalidad jurídica y el derecho a formar familia.

La profesora uesebista se refirió asimismo a la necesidad de una legislación antidiscriminación que daría protección a la comunidad Lgbti. “Algunas de las situaciones discriminatorias más frecuentes en Venezuela son las ejecuciones extrajudiciales de trans; los crímenes de odio, que entre 2008 y 2013, en el país, fueron 90 (45 asesinatos), según la Asociación Ciudadana de lucha con el VIH y Sida; tratos crueles y degradantes; “ruleteo” de trans que necesitan atención médica por centros asistenciales. En la Defensoría del Pueblo dicen que están atados porque no hay un instrumento legal que le permita actuar, por eso los casos quedan en el olvido”.

“En 17 años no se ha logrado nada”

Gisela Kozak, profesora de la UCV, escritora, consultora en cultura y políticas públicas y activista política, intervino junto a Franco como ponente en el foro. Afirmó que en “en 17 años de hegemonía revolucionaria no se ha logrado ningún derecho” para la comunidad Lgbti. “En América del Sur solo estamos algo mejor que Guyana en esta materia”. Lamentó que el fuerte componente militarista del Gobierno de Venezuela en los últimos 17 años, al lado de la intervención de la religión, traben la lucha por los derechos de esta comunidad.

Criticó que los activistas afectos al oficialismo hagan juicios apresurados tales como que la homofobia es hija del capitalismo, y recordó que justamente ha sido en las democracias liberales donde se han reconocido y aprobado derechos para Lgbti.

Kozak señaló que las familias de gays y lesbianas existen en el país. “Aunque al Estado no le guste, es una realidad, está sucediendo, y debe darles protección”.

 

Share