Uesebista propone nueva área de penalti para el fútbol que reduciría piscinazos

César Morales, profesor del Departamento de Mecánica de la USB.

César Morales, profesor del Departamento de Mecánica de la USB.

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

El profesor uesebista César Morales diseñó una nueva área de penalti para el campo de fútbol basada en las matemáticas, que reduciría los comportamientos engañosos o piscinazos de los jugadores y los errores arbitrales, y en consecuencia disminuiría el número de partidos que se deciden de forma injusta.

En el artículo “A mathematics-based new penalty area in football: tackling diving”, publicado en abril de 2016 en el Journal of Sports Sciences, una de las revistas científicas más importantes en el área de deportes, Morales demuestra que el área de penalti (AP) actual es desproporcionada desde el punto de vista matemático, y no ha sufrido modificaciones desde que se establecieron las reglas del balompié en 1860.

Esta desproporción, señala Morales, puede ser la causa del exceso de piscinazos, definidos por la Real Academia de la Lengua como “la acción en la que un jugador se tira aparatosamente al suelo, simulando haber sido derribado en falta por un contrario, para engañar al árbitro”.

Morales, profesor del Departamento de Mecánica de la USB, jugador de fútbol aficionado, dice que la polémica falta contra Robben que decidió el juego de cuartos de final Holanda vs. México en el Mundial Brasil 2014, fue el detonante para su idea. “Con la nueva área, la falta contra Robben hubiera sido sancionada con un tiro libre, no con un penalti. Considerando que el árbitro cometió un error porque el jugador lo engañó, se hubieran disminuido las consecuencias de esa equivocación”.

La propuesta de la nueva área de penalti.

La propuesta de la nueva área de penalti.

La nueva AP sería de forma curva, y mediría 22 metros en su punto más alejado de la portería. “Es una estructura más compleja que el rectángulo tradicional. El nuevo diseño del AP está basado en la medida de potencial de marcar gol propuesta en el artículo, que a su vez se basa en el ángulo hacia la línea de gol (entre los postes) y la distancia hasta el centro de esta línea”.

Así, la curva, explica Morales, la definió con base en la función matemática de la capacidad de marcar gol. “Si un atacante está en cualquier punto del plano, la capacidad de marcar gol es proporcional al ángulo. Si está en el córner, el ángulo es cero y es casi imposible marcar gol. Y la capacidad de anotar, es indirectamente proporcional a la distancia: si el jugador está más alejado de la portería, es más difícil que haga gol”.

En la AP curva, esta capacidad de anotar sería la misma en cualquier punto del área, mientras que en la AP actual, la capacidad de marcar gol es muy variable, debido a su diseño desproporcionado.

No más engaños

Las estadísticas señalan que 6% de todas las caídas en el fútbol son simulaciones, y de ese porcentaje, un tercio logra engañar al árbitro y consigue un tiro libre a favor. Además, los futbolistas simulan con el doble de frecuencia dentro del área que en cualquier otra zona defensiva del campo. “En el artículo se hace referencia a trabajos que demuestran que el ser humano tiene tendencia a engañar cuando puede ganar mucho más de lo que puede perder. En un punto del área donde la capacidad de anotar sea baja, el jugador puede intentar engañar al árbitro para obtener una recompensa alta: un penalti”.

Un ejemplo reciente que, de acuerdo con Morales, demuestra el beneficio que podría traer al fútbol un cambio en el diseño del AP, es la jugada que ocurrió en el partido Francia vs. Irlanda por los octavos de final de la Eurocopa 2016. “El atacante francés Griezmann iba solo hacia la portería, un defensa lo derribó al borde del área. El árbitro sancionó tiro libre y expulsó al defensa irlandés. Con la nueva AP, la sanción hubiera sido un penalti; puede ser considerado injusto que se diera solo un tiro libre cuando la probabilidad de anotar era bastante alta, ya que se trataba de una ocasión manifiesta de gol. El tiro libre no dio ningún resultado para el equipo víctima de la falta”.

penalti (1)Asimismo, una falta sancionada en una de las esquinas de la actual AP, donde de acuerdo con el ángulo la probabilidad de anotar es bastante baja, es premiada hoy con la pena máxima, cuando podría ser más justo que solo se conceda tiro libre. “Aunque no se trate de una simulación que engañó al árbitro, sino de una falta verdadera, quizás sería más justo otorgar un tiro libre en ese punto del área, y asumiendo que haya sido una equivocación del juez, dando solo un tiro libre las consecuencias para el equipo perjudicado por la decisión errónea serían menos graves”.

Descargas gratuitas

El profesor Morales, quien fue entrevistado recientemente sobre su trabajo en el noticiero de Meridiano TV, afirma que continuará divulgando su idea para que trascienda y pueda llamar la atención de las autoridades del fútbol sobre la necesidad de cambiar el diseño del campo de juego. “Esta idea es original, la literatura no reporta propuestas científicas de cambios en la cancha de fútbol. Se encuentran opiniones en foros de discusión sobre que debería modificarse la actual AP, pero no son opiniones con base científica”.

El artículo ha sido uno de los tres más leídos del año en el Journal of Sports Sciences, y en dos meses sumó 1.000 lecturas lo que llevó a los editores a colocar la opción de descarga gratuita por algunos días.

Quienes estén interesados en obtener el artículo gratuitamente, pueden hacerlo en este enlacedonde aún hay 22 copias que pueden descargase sin pagar.

Share