Crisis de transporte y comedores habría sido determinante en el éxodo de estudiantes

65% de los uesebistas no inscritos dependía de estos servicios

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

De acuerdo con una encuesta aplicada por la Dirección de Admisión y Control de Estudios a los estudiantes que no han continuado estudios en la USB, la razón principal por la cual no prosiguen la carrera universitaria ha sido la situación socioeconómica del país.

Esta situación afectó considerablemente los servicios de transporte y comedor, de los cuales depende más de la mitad de los estudiantes regulares, además de su propia situación familiar, lo que obligó a algunos jóvenes a cambiarse de universidad, otros a irse del país, o a dedicarse a trabajar para ayudar con el sustento del hogar.

El informe sobre estudiantes que no han continuado estudios en la USB, período enero marzo 2010 – enero marzo 2018 y abril 2018, que fue conocido por el Consejo Académico y por el Consejo Directivo, revela que durante la etapa analizada se perdieron tres trimestres de actividades, producto de múltiples situaciones que afectaron el normal desenvolvimiento de las funciones académico-administrativas, y que desde el trimestre enero-marzo de 2010 el promedio de estudiantes activos por trimestre que no se inscriben en cada período es de 15%, mientras que en los últimos tres años se evidencia un incremento de este porcentaje a casi 22%. Hasta el año 2010, el promedio de estudiantes que dejaba de inscribirse era de 8%.

Otro dato importante del documento es que el mayor número de estudiantes que han perdido la inscripción por normas de retiro se encuentra en el trimestre enero-marzo 2017 con 363, seguido del trimestre septiembre diciembre del mismo año con 361. Entre el año 2016 y el 2017 se ha ido 46% del total de los estudiantes por este motivo. En el trimestre enero-marzo 2017 perdieron la inscripción por normas de retiro 165 estudiantes de la Cohorte 14, siendo éste el mayor número de estudiantes por Cohorte que ha perdido la inscripción en un solo trimestre.

Toda esta situación motivó la elaboración de la encuesta dirigida vía correo electrónico a 2.180 estudiantes activos, de los cuales 489 estaban próximos a perder la inscripción por normas de retiro, y 1.691 que ya habían perdido la inscripción en los años 2015, 2016 y 2017, pero que aún se encontraban en el lapso previsto en el Reglamento de Administración de Estudios de Pregrado para solicitar el reingreso.

La encuesta arrojó que el uso de los servicios universitarios, principalmente transporte y comedores, pudo haber sido determinante en el éxodo de los estudiantes, pues 65% de ellos dependía del transporte universitario. En cuanto al comedor, el instrumento arrojó que 85% de los estudiantes empleaba el comedor universitario como servicio de alimentación; 60% manifestó usarlo para el almuerzo durante todos los días de la semana, 20% para el desayuno todos los días y 12% para la cena diaria.

Para conocer la factibilidad de que los no inscritos pudieran reincorporse a sus estudios, se exploró acerca del lugar de residencia actual de los estudiantes, y se detectó que 45% aún permanece en Venezuela, pero 55% ya está residenciado fuera del país, siendo los países de Latinoamérica los que reúnen la mayor cantidad de estudiantes (17%), seguidos de España, con 12%, y Estados Unidos de América con 6%, con el agravante de que 52% del grupo consultado no tiene previsto continuar sus estudios en la USB y 34% tiene dudas sobre hacerlo.

La encuesta también explora las posibles causas que llevaron a los estudiantes a dejar de inscribirse, y se destaca que 33% migró o migrará a otro país, y 32% continuará estudios en otra universidad fuera del país: 33% migrará a otro país; 32% continuará carrera en otra universidad en otro país; 19% dice que no es la carrera de su preferencia; 16% debe trabajar para mantenerse y/o ayudar a su familia; 16% continuará su carrera en otra universidad privada en Venezuela; 15% expresó que su condición socioeconómica impide poder mantener los gastos que implica su asistencia a la USB; 15% dijo que su lugar de residencia se encuentra alejado de la USB; 14% expuso que la inseguridad le impide acudir a la USB; 11% consideró que el servicio de transporte USB es insuficiente; 9% dijo tener problemas personales o familiares; 7% expresó que el servicio de comedor USB es insuficiente; 3% continuará su carrera en otra universidad pública en el país; 2% adujo problemas de salud propios o de familiares; y 2% no tiene la preparación académica para afrontar los estudios universitarios.

Considerando todos los aspectos señalados en la encuesta, la comisión encargada tanto del informe como del instrumento, hizo algunas recomendaciones a la Universidad, entre las que están la promoción y realización de actividades que permitan a los estudiantes conocer mejor su universidad y las normas que rigen sus programas de enseñanza, para instruirlos sobre la estructura y funcionamiento de la USB, reglamentos y su aplicación; revisar si de manera provisional o transitoria sea conveniente ampliar el lapso de tres años que establece el reglamento para solicitar el reingreso, previendo que la situación del país mejore y estos y otros estudiantes decidan regresar a la USB para culminar sus estudios.

La principal exigencia de los estudiantes hacia la universidad y que forma parte de las razones que los llevaron a dejar de inscribirse, está relacionada con la suspensión de los trimestres, principalmente paros universitarios (en 24%), por lo que la comisión recomienda que la USB debe buscar mecanismos que permitan la continuidad de las actividades académico-administrativas ante situaciones adversas que amenacen con la paralización de las actividades.

 

Share