Luis Buttó: “Solo se es obrerista cuando se garantiza nivel de vida digno a los trabajadores”

JD de la Asociación de Profesores de la USB

La junta directiva de la Asociación de Profesores de la USB (Apusb) emitió un nuevo pronunciamiento sobre las dramáticas condiciones de vida que atraviesan los universitarios y los venezolanos en general.

El secretario general de la Apusb, Luis Buttó, manifestó que “así como el gobierno nacional se desentiende olímpicamente del deterioro en las condiciones de vida de la gran mayoría de los trabajadores venezolanos que sobreviven con salario mínimo, así se desentiende del drama que vivimos los universitarios, cuyos sueldos no distan mucho del salario mínimo nacional, incluso en los grados superiores del escalafón”.

Para Buttó, “el trabajo de los universitarios, como el trabajo de todos los venezolanos, debe ser remunerado en su justa dimensión. Es inaceptable que esto no lo ponga en práctica un gobierno que gusta decirse obrerista y defensor del pueblo. Solo se es obrerista, solo se está a favor del pueblo, cuando a los trabajadores se les garantiza un nivel de vida digno. Esto reclamamos desde la Apusb”.

William Anseume, presidente de la Apusb, indicó que “es imperativo el aumento de sueldos a los profesores y demás trabajadores universitarios, como lo es también para todos los trabajadores del país. Las condiciones en que subsisten hoy en día profesores, empleados administrativos y obreros de las universidades nacionales implican un irrespeto permanente a los Derechos Humanos, a las garantías constitucionales relacionadas con la defensa del trabajo y la vida, una violación constante de todos los acuerdos internacionales en materia laboral suscritos por el país y consagrados en la Organización Internacional del Trabajo. La forma cómo el gobierno nacional establece los sueldos de los universitarios, así como los sueldos y salarios de todos los trabajadores del país, desconoce flagrantemente la manera consensuada como deben establecerse en conjunción con todos los sectores involucrados, preferiblemente a través de las convenciones colectivas; mandato internacional que con este procedimiento oficial retrógrado pierde todo significado y utilidad como instrumento de discusión y establecimiento de las condiciones laborales”.

Anseume expresó que “pareciera que la estrategia para terminar de asfixiar a las universidades autónomas es obligar a los profesores universitarios, y a todos sus trabajadores, a sumarse a la diáspora que ya identifica a Venezuela a nivel mundial”.

En este sentido, Buttó indicó que “con suma tristeza y mayor indignación hemos conocido los informes internos de la USB en relación con la diáspora de nuestros profesores. Es imposible mantenerse calmado, no alarmarse y no reaccionar, cuando se sabe que, por ejemplo, el año pasado renunciaron a la universidad 129 profesores y que en lo transcurrido de este año ya sumamos 36 renuncias, sin contar las jubilaciones. Del último llamado a concurso de credenciales hecho público aquí en la USB, algo más de 80% de los cargos ofrecidos quedaron vacantes. No hay forma de atender el trabajo diario. El asunto es que nadie quiere venir a trabajar a las universidades a sabiendas de los sueldos miserables que tendría que ganar. Nos preguntamos: ¿qué piensa hacer el gobierno para contener esta intolerable situación? ¿Es que deliberadamente pretende el oficialismo que las universidades se vacíen por completo y así poder quitarse de encima el escrutinio que representa el sector universitario como generador de conocimiento y pensamiento crítico que es?”

Share