Comunicado del Consejo Directivo sobre tablas salariales

Comunicado del Consejo Directivo

El Consejo Directivo de la Universidad Simón Bolívar, reunido el 6 de julio de 2.018 en sesión extraordinaria, en la oportunidad de conocer con profundo estupor las tablas salariales de sueldo hasta el mes de julio del año 2018, según lo estipulado por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, acordó dirigirse al país para emitir el siguiente comunicado.

Lo primero que este Cuerpo debe señalar es el modo impositivo e inconsulto como se aprueban las mencionadas tablas, consideradas sólo entre el gobierno y los gremios afectos, contrariando así lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para las discusiones de las condiciones laborales de manera tripartita. Esta organización, asimismo, marca las diferencias entre un trabajo decente y otro precario, “con salarios dignos, futuro estable, protección social y acceso a derechos fundamentales”, condiciones que no son ofrecidas al sector universitario.

Por otra parte, se contrarían abiertamente los Derechos Humanos en cuanto a que los ciudadanos deben tener un empleo que les garantice la alimentación, la vestimenta, la protección social de la familia, la recreación, vivienda y otros elementos indispensables para una vida digna. Tal cual lo establece, de similar manera, la Constitución Nacional.

Estas tablas salariales atentan contra la dignidad de las personas que forman parte del sector universitario; llegan a destiempo, en un momento económico de creciente hiperinflación que coarta cualquier posibilidad de ajustarse a la realidad de lo que puede ser adquirido en cuanto a bienes y servicios por los profesores, trabajadores y obreros de nuestras casas de estudio. El monto del sueldo básico de un profesor titular a dedicación exclusiva, con veinte años de experiencia, doctorado y varios ascensos en su escalafón, según este instrumento, es de apenas cincuenta millones de bolívares. Un monto inaceptable y desajustado con respecto a la realidad económica y a todos los acuerdos internacionales de los que nuestro país es firmante, y, por ende, de la Constitución Nacional.

Por segunda vez, en lo que va de año, este cuerpo se ve en la necesidad de expresar su rechazo ante la imposición de unos salarios desencajados de la realidad, con una canasta básica mensual que en abril se ubicaba en cerca de los 138 millones de bolívares, y tan sólo un mes de después ascendería a los 300 millones de bolívares. Éstas no son las condiciones en la que un miembro de la comunidad uesebista deba realizar sus labores diarias, así como desarrollar una vida académica y profesional, cuando el sueldo de un profesor en la máxima categoría escalafonaria cubriría menos de la sexta parte de esta canasta.

Nuestro llamado a los entes oficiales consiste en que se percaten de lo absurdo que resultan esas tablas recién aprobadas que seguramente incidirán en la profundización de la diáspora del personal universitario, en la conflictividad indeseada en los sectores académicos, y contribuirán con la desesperante situación que hoy se vive en nuestros recintos, lo cual ha llevado a la paralización de actividades. El apoyo de la Sociedad es requerido para lograr una mejoría de esta situación que ha sumergido en una profunda crisis a las instituciones de educación universitaria en Venezuela.

Dado, firmado y sellado en la Sala Benjamín Mendoza de la Universidad Simón Bolívar, en sesión extraordinaria del Consejo Directivo a los seis (6) días del mes de julio de dos mil dieciocho (2.018).

 

Enrique Planchart

Rector – Presidente

Refrendado,

Cristián Puig

Secretario

 

Share