Hiperinflación en Venezuela presenta niveles inéditos a nivel latinoamericano

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

La descripción que dio el economista Pedro Palma sobre la realidad venezolana actual, caracterizada por una hiperinflación que alcanza niveles inéditos tanto en el país como en Latinoamérica, hacen percibir un panorama desolador para los próximos años, según dijo el experto, toda vez que el gobierno mantiene la misma política económica que obliga a que prevalezcan las condiciones de empobrecimiento de la población y un estancamiento de la economía.

En el foro Hiperinflación en Venezuela, realizado recientemente, el invitado Pedro Palma, tocó aspectos que van desde la situación actual, las razones por las cuales el país se encuentra en el peor momento económico de su historia y las posibles medidas que se pudieran tomar para superar el cuadro hiperinflacionario que ya contabiliza un año continuo.

El diagnóstico de la realidad económica venezolana, dijo el economista, empieza con la dramática y continua caída de la producción petrolera como principal fuente generadora de divisas, la cual se ubicaba, en septiembre de este año, por debajo de 1 millón 200 mil barriles diarios, con el perjuicio de la contracción diaria de la producción, lo cual genera restricción en el flujo de caja, hay menos ingresos en divisas, menos consumo y menos exportación.

Por otra parte, dijo Palma, existen deudas en petróleo con Rusia, China y países del Alba, Petrocaribe y Cuba que ocasionan una disminución del porcentaje de ingresos y, en consecuencia, escasez en la entrada de divisas. Además, hay un estancamiento de las exportaciones, incremento de 56,5% en remesas que ayuda a la economía pero que no es la base de la superación del problema económico.

En este cuadro está la caída de Venezuela en default, que significa el incumplimiento del país con obligaciones económicas externas y activos comprometidos, “existen muchos bonos comprometidos que ponen al gobierno en situación crítica, pues no puede pagar los porcentajes de los intereses generados por esas deudas. Hasta ahora, el gobierno ha incumplido en más de 6.500 millones de dólares y ya los acreedores están tomando medidas.

Internamente, el panorama muestra una aceleración en el aumento de la inflación que alcanza 200% mensual, 4% interdiaria y el colapso estructural de los servicios públicos lo que ha conllevado a la conflictividad social; la pérdida del valor del bolívar ha hecho que toda la economía esté prácticamente dolarizada informalmente, pues cada vez los precios de bienes y servicios se establecen en divisas.

¿Cómo hacerle frente a la economía hiperinflacionaria?

Pedro Palma considera que el tema de la hiperinflación tiene unas consecuencias nefastas para la sociedad, a tal punto que el gobierno no publica los índices de inflación desde el año 2016, y que, hace dos semanas, registró un aumento de 33,7%.

La buena noticia es que la hiperinflación no es eterna, y no es un escenario que se pueda mantener por muchos años; “el promedio de resistencia de un país en hiperinflación es de 20 meses a dos años, a partir de allí surge un punto de quiebre, y la duración de este fenómeno guarda relación con el régimen político que lo produce”.

Para el economista, después de la hiperinflación surge un despegue significativo en el que el sector privado debe actuar con rapidez, heterodoxia y flexibilidad; la experiencia, dijo, es que la hiperinflación cede en semanas lo que genera un factor de confianza y por lo tanto de optimismo y de apoyo a los sacrificios que se deben hacer, acompañados de programas sociales para mitigar los efectos del fenómeno.

Para sobrevivir a la hiperinflación el experto recomienda comprar divisas al menudeo, pues cada dólar vale, minimizar las cuentas bancarias en bolívares, es decir, no ahorrar, sacar provecho de la subvaluación de los activos como locales, autos, línea blanca de segunda mano, acudir a mercados secundarios en búsqueda de los mejores precios, invertir en educación, aprovechar los cursos gratis en línea, aprovechar los créditos bancarios y buscar fuentes adicionales de ingresos.

Pulse para leer la presentación de Pedro Palma

Share