Se radicaliza el conflicto de los obreros por falta de respuesta del Ministerio

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

A dos semanas de haberse declarado en asamblea permanente, el Sindicato Único de los Trabajadores de la Educación Superior de la USB, Sutes, mantiene la acción de brazos caídos y sugiere la radicalización del conflicto en vista de la falta de respuesta a sus demandas por parte del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología.

Hoy, en una reunión convocada por el Vicerrectorado Administrativo, por primera vez los gremios de todos los sectores: Apusb, Atausibo y Federación de Centros de Estudiantes, acordaron darle apoyo a los planteamientos hechos por los trabajadores del sector obrero, así como a las acciones que propongan para presionar y obtener una respuesta satisfactoria del ente gubernamental.

Mariella Azzato, vicerrectora administrativa encargada, reiteró que desde ese despacho la USB ha hecho los esfuerzos para que sean escuchadas las solicitudes legítimas de los trabajadores, a través de las comunicaciones enviadas al MEU donde se ha expuesto la gravedad de la situación que atraviesan debido al desconocimiento de reivindicaciones, el interescala salarial, el plan salud, el servicio funerario, así como el incumplimiento en la entrega de uniformes, equipos de protección, implementos de seguridad, entre otros.

La vicerrectora recordó que desde hace más de dos años el MEU le quitó a la USB el manejo de recursos para el pago de HCM, prestaciones sociales, uniformes y equipos e implementos de seguridad, por lo que los trabajadores conocen que la responsabilidad directa sobre estos temas es del Ministerio.

La Universidad en este momento está más grave que nunca, dijo Azzato, pero en este conflicto, específicamente, se trata de las necesidades de los trabajadores, pues desde hace dos años y medio están reclamando lo mismo y no ha habido ninguna respuesta.

En la reunión, el representante de cada gremio expresó al apoyo que dan al sector obrero, toda vez que han desmejorado las condiciones del trabajo que realizan sin la protección adecuada y enfrentando riesgos de accidentes y lesiones.

William Anseume, presidente de la Asociación de Profesores, se refirió a la desvalorización del trabajo por parte del gobierno, y dijo que desde el año pasado los profesores han estado alertando a la comunidad nacional e internacional sobre la imposición de criterios de los entes oficiales; “han birlado todos los factores socioeconómicos de la nación, a lo que se suma la falta de protección de los profesores”.

Lo que Sutes plantea, dijo Anseume, es lo mismo que plantean los demás sectores, “pues se trata de una política de destrucción del Estado y debemos prepararnos para el agravamiento de la situación”.

Nathaly Montezuma, representante de Atausibo, dijo entender los reclamos de los trabajadores y propuso la acción de todos los gremios unidos para elevarlos al Gobierno, “pues somos una sola universidad, y debemos apoyar las solicitudes de manera conjunta”.

Gabriel Mendoza, secretario general de Sutes, reiteró sobre los reclamos que están haciendo y sobre las propuestas que se someterán a la consideración de la asamblea general, las cuales están relacionadas con ir radicalizando progresivamente el conflicto, es decir, paralizar los servicios como comedor y transporte, pues ya se han suspendido otros como la distribución agua potable, acarreo, mudanza, correspondencia, recolección de desechos, impresos, almacén y jardinería.

Oscar León, presidente de la junta directiva de la Federación de Centros de Estudiantes, mostró su preocupación por la situación de precariedad en la que trabajan los obreros, y dijo apoyar cualquier acción que definan los trabajadores en la asamblea a fin de contribuir a que mejoren sus condiciones.

El estudiante insistió en que es necesario hacer presión en los organismos gubernamentales de manera continua; se refirió a la protesta que realizaron la semana pasada más de 60 estudiantes frente a Hidrocapital para reclamar por la falta del servicio de agua en la USB, “lo que derivó en que comenzaran a trabajar en la reposición del transformador para poner a operar la bomba de la estación Los Morochos”.

“Estamos dispuestos a apoyar las acciones que emprenda Sutes, pues entendemos la inhabilidad del Ministerio para atender a nuestros trabajadores”, dijo el estudiante.

Por su parte, Edwin Franco, secretario de servicios de la Fceusb, expresó que acompañarán a los trabajadores una vez que establezcan una agenda, “pues somos los estudiantes el sector más afectado con la paralización de los obreros”.

Ayer lunes, primer día de clases del trimestre enero-marzo, a los estudiantes se les suspendió el servicio de desayuno, aunque se había acordado con los obreros que se serviría antes de la asamblea de trabajadores. En la tarde, más de cien estudiantes quedaron sin servicio de transporte para salir de Sartenejas por la falta de autobuses, lo que hizo que colapsara el servicio.

León y Franco comentaron que hoy en la mañana una centena de estudiantes que estaban en las paradas esperando para subir a la universidad, debieron devolverse a sus casas, pues los autobuses no se dieron abasto para transportar a todos los usuarios del servicio, debido a que los trabajadores no se presentaron para movilizar las unidades.

En los próximos días los trabajadores de Sutes establecerán una agenda de acciones así como de paralizaciones de los servicios que, lamentablemente, dijo Mendoza, afectarán a la universidad.

Foto: Javier Perozo

Share