Secretario Cristián Puig: “La USB debe hacer todos los esfuerzos posibles para realizar elecciones rectorales”

Cristián Puig, secretario de la Universidad

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

Cristián Puig, secretario de la USB desde 2009.

La Universidad Simón Bolívar debe hacer todos los esfuerzos posibles para realizar elecciones de Autoridades Rectorales, recuperar el ejercicio de la democracia, y renovar la gestión administrativa de la institución, en opinión del secretario Cristián Puig.

Cuando se cumplen diez años desde el último acto de juramentación de Autoridades Rectorales en la USB, luego de un proceso electoral que convocó en 2009 a más de 4 mil profesores, estudiantes y egresados en cada una de las dos vueltas de votación, Puig considera prioritario que la Universidad afronte el reto de renovar a sus Autoridades. “La USB tiene que explorar todos los medios que le permitan realizar elecciones de Autoridades. En estos momentos, no pareciera que la USB está haciendo esfuerzos suficientes para que ese proceso se pueda dar”.

La Simón Bolívar, tal como ocurrió en otras universidades, está impedida de realizar elecciones por una sentencia emitida en 2013 por la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia, como consecuencia del Recurso Contencioso Electoral interpuesto ante dicha sala por una representación  del personal administrativo, obrero y estudiantil de la USB. La sentencia también ordenó a las autoridades permanecer en sus cargos, de manera transitoria, hasta que se convocara un nuevo proceso electoral. Desde entonces, Puig y el rector Enrique Planchart se han mantenido en sus cargos, mientras que dos autoridades renunciaron y fueron sustituidas mediante designación del Consejo Nacional de Universidades (CNU) por Mariella Azzato, como vicerrectora administrativa encargada (2015) y Luis Holder, como vicerrector académico interino (2017).

Para Puig, desde 2013 se ha impedido el derecho de profesores, estudiantes y egresados a elegir no solo a las Autoridades, sino también a sus representantes ante los consejos. “Ha habido estudiantes que ingresaron a la Universidad y se graduaron y nunca ejercieron el derecho que tienen, de acuerdo con la ley y el reglamento de la USB, de escoger a sus representantes y Autoridades”.

La imposibilidad de ejercer plenamente la democracia implica también, en opinión del Secretario, que los profesores con méritos para aspirar a cargos de Autoridad Rectoral, no puedan hacerlo. “Durante seis años se les ha impedido ese derecho, al igual que el de toda la comunidad universitaria de evaluar y formarse un criterio entre varias propuestas y planes para renovar la gestión tal como ocurre en toda institución universitaria. Desde 2009, no se le ha dado la oportunidad a la comunidad para que se pronuncie, para que opine en un proceso electoral, para que ejerza la democracia”.

Otra de las consecuencias de no poder renovar Autoridades, es el desgaste en la gestión luego de seis años adicionales que no estaban previstos cuando se inició en 2009. El Reglamento General de la Universidad Simón Bolívar fue concebido para que la universidad funcionara de manera óptima, y considera que una gestión de cuatro años es el tiempo adecuado para ello. El plan de gestión 2009-2013 ya se cumplió. El desgaste natural que existe, la difícil situación de la Universidad en medio de la crisis nacional, requiere de esfuerzos mayores, de una gerencia con ideas nuevas. Debe haber una presentación de planes que de acuerdo con la situación actual perfile cómo se gestionará la Universidad en los próximos cuatro años”.

Consejo Directivo debe liderar el proceso

El Secretario opina que es el Consejo Directivo la instancia que debe liderar los esfuerzos para la realización de elecciones. “Porque se trata de la administración y gestión universitaria, y el Consejo Directivo es el cuerpo encargado de tomar decisiones y velar por los resultados y buena marcha de la Universidad. Además, la Comisión Electoral depende del Consejo Directivo que es la instancia que aprueba el reglamento electoral”.

De acuerdo con Puig, ha sido poco lo que se ha abordado el tema como punto de agenda en las sesiones del Consejo Directivo. En su más reciente Informe presentado al Consejo Directivo, y a propósito de cumplirse diez años de la juramentación, propuso a los miembros del cuerpo avanzar en una nueva fase que comience el debate sobre el tema electoral.

Dada la situación actual de la Universidad, destaca Puig, “creo que ahora es el momento oportuno para afrontar el reto de tratar el tema de elecciones. Estoy seguro que la USB tiene las características de seriedad y rigurosidad suficientes como para afrontar este reto, para actuar en función de los mejores intereses de la institución, tal como ha afrontado otros en todos estos años a fin de mantener la Universidad abierta, andando y cumpliendo con sus funciones. En enero se cumplen 50 años del inicio de actividades académicas, ¿por qué no regalarle a la Universidad unas nuevas Autoridades?”

Comprometido con la gestión

Los planes del profesor Puig al culminar la gestión en 2013 eran dedicarse con exclusividad al área académica. “No me postulé para otro cargo en 2013, porque luego de haber sido director de división por cuatro años y secretario por otros cuatro, sentía que ya en el área de gerencia había entregado bastante a la institución. Tal vez transcurrido un nuevo período de cuatro años, me habría postulado para ejercer otro cargo, es una opción que podría haber evaluado”.

Sin embargo, Puig, quien está jubilado desde 2014, afirma que sigue comprometido con la Universidad. “No estoy aquí con disgusto, aprecio ser Secretario en una Universidad como esta por lo que representa, por su comunidad, estudiantes y profesores. Para mí es motivo de orgullo, pero esto no me impide ver lo que es mejor para la Universidad. Hasta 2018, con nueve años de gestión ininterrumpidos, nunca había hecho uso del recurso del permiso por noventa días que nos permite el reglamento. Sentí que tenía que hacerlo por el agotamiento que sufría y que podría afectar la gestión de la Secretaría. Es un recurso del cual seguiré haciendo uso, es necesario para poder hacer un alto y renovarse, y con ello también se le da oportunidad a otros profesores preparados de ejercer el cargo, aunque sea temporalmente, es, en cierta manera, una forma de alternabilidad”.

En todos estos años, la Secretaría ha alcanzado logros y entregado productos a la USB. “Agradezco a las Autoridades, y a todos los directores que me han acompañado en estos años, realmente ha sido fundamental el trabajo de todos. La Secretaría con la situación actual, con falta de personal y de recursos para invertir en infraestructura tecnológica, tiene un trabajo duro y cuesta arriba, es su estado actual, pero estamos comprometidos. A todos los que estamos aquí en la USB, que somos pocos, les pido que administremos bien nuestros esfuerzos y nos cuidemos para que la Universidad se mantenga funcionando; somos medulares, y, por ejemplo, en la Secretaría la falla de un servicio, como el del sistema de inscripción o de red, puede afectar el funcionamiento de toda la USB. Es delicado, y mi mayor preocupación es no poder responder ante una situación difícil que se pueda presentar. Año tras año afrontando problemas complejos, van haciendo mella, por lo que pienso debe ser una prioridad para la USB renovar a sus Autoridades”.

En la página de la Secretaría, el profesor Puig publicó una nota a propósito de los 10 años desde el último acto juramentación de las Autoridades Rectorales de la USB por la Comisión Electoral.

Fotos: Javier Perozo

Share