“La USB reacciona ante toda adversidad siendo fiel a su objetivo de creación de futuro”

Palabras del Rector Planchart en los actos de grado

El rector Enrique Planchart expresó que pese a todas las dificultades que está atravesando, la Universidad Simón Bolívar se mantiene fiel a uno de sus valores y objetivos, la creación de futuro, reaccionando ante toda adversidad y creando programas y mecanismos para continuar ejerciendo su importante función y obligación con la sociedad y con la juventud venezolana.

En su discurso en los actos de grado celebrados los días 16 y 17 de julio, de los que egresaron 228 nuevos profesionales de las carreras largas y cortas de sus dos sedes, Planchart explicó que el uso de la tecnología ha permitido a la Universidad sobreponerse a los problemas. “Así, hemos creado nuestro propio mecanismo de admisión de estudiantes, el MECE, Mecanismo para el Empoderamiento de Competencias Educativas, que permite que cualquier persona en toda la geografía nacional, pueda prepararse para el ingreso a la universidad, desarrollar sus competencias e ingresar como estudiante. También, ante la crisis del transporte, estamos desarrollado un ambicioso proyecto de uso de las tecnologías actuales que permitirá la comunicación no presencial de estudiantes y profesores”.

El Rector afirmó que los uesebistas, “inspirados en uno de nuestros valores que es la Creación de Futuro, esta situación adversa, mis queridos graduandos, no nos ha impedido que sigamos aspirando a colocar a la USB entre los primeros puestos de las universidades a nivel mundial, que hagamos grandes esfuerzos por mantener el mejor nivel educativo, y que ustedes, nuestros graduandos, tengan nivel profesional que les permita competir a todos en cualquier parte del mundo. Esta posibilidad de mantener el nivel de excelencia se debe fundamentalmente a todos los profesores que decidieron quedarse en el país, en la USB y seguir impartiendo sus clases, con la calidad acostumbrada, aun bajo las circunstancias descritas. A ellos nuestro más profundo reconocimiento”.

También se debe a la utilización de las tecnologías actuales, dijo, “que profesores que salieron del país mantengan actividades de docencia e investigación en la universidad y profesores y estudiantes que, estando en Caracas, les resulta imposible asistir presencialmente a la Universidad, mantengan el contacto y continúen su formación. Hoy más que nunca queremos hacer realidad la frase ‘La Universidad Simón Bolívar es la universidad del Futuro’”.

Asimismo, el Rector tuvo palabras de agradecimiento a los egresados, más de 45 mil de pregrado y postgrado, que “agrupados en asociaciones nacionales e internacionales contribuyen, no solo económicamente, sino con su talento, conocimiento y dedicación”.

“Estudiar y trabajar es un acto de irreverencia”

En la graduación del 16 de julio, María Betania Cedeño Tepedino, egresada de la Sede del Litoral, habló en nombre de los graduandos, destacando que “cada persona que se levanta a diario en un país tan convulso y decide dar un paso para romper la inercia, es un héroe. Estudiar, trabajar y formarse es un acto de irreverencia en un momento como este y merece ser reconocido. Y este logro no es solo personal, sino comunitario. Porque seremos nosotros los que continuemos construyendo la posibilidad de darle a otros lo que la Universidad Simón Bolívar nos dio a nosotros: un hogar, la oportunidad de pensar críticamente, el impulso para convertirnos en mejores personas, la capacidad para seguir avanzando a pesar del miedo”.

Tuvo palabras para quienes “no han podido llegar hasta aquí”. “Muchos partieron en búsqueda de oportunidades para ellos y sus familias. Muchas de las sillas vacías que vemos frente a nosotros podrían tener un nombre, un amigo desde vivenciales, un compañero de carrera, un amor que tuvo que marcharse. Desde donde están, siguen construyendo sueños con cimientos en el sentido de pertenencia tan grande que sentimos por esta Universidad. Comparto un segundo de este tiempo para recordarles sin importar la distancia”.

En el acto del 17 de julio, Alejandro Eduardo Navarro Velázquez, egresado de la Sede de Sartenejas, fue el encargado del discurso de grado. Se refirió al poder de la esperanza: “nos da la fuerza de seguir adelante ya que al final, lo hacemos con el deseo de que todo mejore. Pero la esperanza no viene sola, sino que viene de alguien, y ese alguien puede ser cada uno de nosotros; al dar esperanza, también mostramos nuestro verdadero valor como uesebistas, lo que nos identifica no solo como académicos, sino como hombres y mujeres de bien. Si quieres cambiar al mundo, ofrécele esperanza a las personas”.

Fotos: Javier Perozo

Share