Dos uesebistas extraordinarios fueron los ganadores de la Orden Ernesto Mayz Vallenilla

Leonardo D’Addazio y Fernando Miralles-Wilhelm, premiados con la Orden Ernesto Mayz Vallenilla.

Leonardo D’Addazio y Fernando Miralles-Wilhelm

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

La Universidad Simón Bolívar y la Asociación de Egresados de la USB confirieron la Orden Ernesto Mayz Vallenilla a Leonardo D’Addazio y Fernado Miralles-Wilhelm, en un acto solemne celebrado en el Paraninfo de la Casa Rectoral.

De acuerdo con el veredicto del jurado de la edición 2019, ambos uesebistas han logrado, de forma extraordinaria, hacer converger su formación multidisciplinaria a partir de los estudios realizados en la USB, contribuyendo con aportes a la vez académicos, industriales y empresariales, relevantes tanto dentro como fuera del país.

El acto fue presidido por la vicerrectora administrativa encargada, Mariella Azzato, el secretario, Cristián Puig, y la presidenta de la Asociación de Egresados (Aeusb), Mineau Reyes.

El secretario Puig leyó la resolución de 2014 mediante la cual el Consejo Directivo estableció el Día del Egresado (19 de julio) y creó la Orden Ernesto Mayz Vallenilla para reconocer a aquellos egresados “con probados y sobresalientes méritos en su desempeño profesional o académico, así́ como a aquellos que destaquen de forma notable en su acción social, cultural, deportiva o artística”.

El secretario Cristián Puig, la vicerrectora administrativa encargada Mariella Azzato, y la presidenta de la Asociación de Egresados, Mineau Reyes.

La vicerrectora Azzato destacó las reflexiones sobre el saber y la verdad del rector fundador y jardinero Ernesto Mayz Vallenilla, citando una de sus reflexiones sobre los sistemas educativos: “De nada sirven saberes que se reduzcan a una mera contemplación. La universidad debe, por tanto, forjar una idea del mundo, un mapa de él, para que la acción encuentre las mejores condiciones de inserción”.

En este sentido, dirigiendo sus palabras a los ganadores, destacó que “el conocimiento como objeto permanente inacabado, se ubica entre dos extremos: la ignorancia y el saber cierto; y en ese espacio suceden recorridos maravillosos que nos llenan de orgullo cuando los vemos desde lejos porque llevan nuestra marca de excelencia, porque se mantienen en la búsqueda permanente de la verdad, sabiendo que el propio camino se recorre, se habita, se hace, pero nunca termina”.

Por su parte, Mineau Reyes expresó que los egresados tienen grandes retos por delante. “Una crisis larga y profunda en nuestra casa de estudio nos obliga a multiplicar esfuerzos y ampliar nuestras tareas y áreas de atención, no hemos sido ni somos extraños a esta crisis, hemos acompañado a nuestra universidad y lo seguiremos haciendo de múltiples maneras”.

Resaltó que “defender la excelencia de la universidad es defender la creación de futuro, la creación de progreso y de bienestar, es garantizar la verdadera riqueza del país, que no es otra que el conocimiento; cada profesional formado y egresado de esta casa de estudio es un factor de cambio y de desarrollo, es una fuerza de generación de valor e innovación, la riqueza del país está en nuestras aulas y en nuestros laboratorios. El mejor ejemplo de lo que digo lo tenemos hoy aquí, dos egresados cuyo desempeño y destacada labor ha cambiado, ha transformado y creado progreso para Venezuela y para el mundo. ¡Gracias Fernando! ¡Gracias Leonardo! por su valioso y dedicado trabajo, que nos inspira, que ha mejorado la ciencia, la vida y al mundo en sintonía con la innovación, la pasión y la tecnología. Son ustedes constructores de país y de bienestar para todos”.

Fernando Miralles-Wilhelm.

Los ganadores

Fernando Miralles-Wilhelm recordó que el primer trimestre en la USB, en septiembre de 1982, cambió su vida. La asignatura El hombre y su ambiente definió desde ese momento lo que vendría a ser su área de estudio: la sostenibilidad.

Como delegado estudiantil al Consejo Académico, durante dos años, pudo advertir que la USB “era y es una institución compleja como lo es nuestro país”. En sus espacios convergían estudiantes, profesores, empleados, “estaban representados todos los estratos sociales, colores y tendencias políticas; eso se ve en pocos lugares del mundo y no ciertamente en estos tiempos”.

Afirmó que recibir la Orden Mayz Vallenilla es sentir que “también fui especial para la Universidad. Es como si la USB me retribuyera algo de ese amor que le he profesado por décadas. Espero seguir siendo un egresado del cual se sientan orgullosos”.

Por su parte, Leonardo D’Addazio afirmó que “el mejor premio que puede recibir una persona es el reconocimiento de su labor por parte de sus progenitores. Esto es precisamente lo que significa para mí recibir la Orden Ernesto Mayz Vallenilla y por eso me llena de orgullo más que cualquier otro reconocimiento, este otorgado por mi Alma Mater”.

Leonardo D’Addazio.

D’Addazio expresó que es un firme creyente de que en la Universidad “no solo aprendemos una profesión, ella nos da las herramientas enseñándonos a utilizarlas para analizar y resolver situaciones de cualquier índole que se nos presenten en el futuro, la Universidad Simón Bolívar le añade un ‘toque extra’ a este aprendizaje, nos enseña y pide las utilicemos dentro de la excelencia: una sola calidad, la mejor”.

El jurado de la edición 2019 fue presidido por Daniel Varnagy, y conformado por Valentina Quintero y Ricardo Roberto como miembros principales; y Renzo Boccardo como miembro suplente.

Los ganadores recibieron un diploma y una escultura de la artista Rosalba Gudiño.

El ensamble de metales de la Orquesta USB interpretó el Himno Nacional y la Canción del Nuevo Mundo, himno de la Universidad Simón Bolívar.

Leonardo D’Addazio es Licenciado en Química, egresado en 1982, y sommelier desde 1990 por la Asociation Internationale de la Sommellerie (ASI). Es fundador y profesor de la Asociación Venezolana de Sommeliers, en la cual se han formado 790 sommeliers en 23 promociones, y es también fundador y promotor del movimiento Slow Food en Venezuela.

Ha sido docente de materias vinculadas a la restauración, hotelería y vinicultura en la Universidad Simón Bolívar y Universidad Católica Andrés Bello.

Ha sido socio-propietario y sommelier asesor de restaurantes y enotecas donde se combinan el vino, la buena mesa, el arte y diferentes cocinas del mundo, en Ciudad Guayana, Caracas y Aruba. Dos de ellos, Divinum y Pasi merecedores del Award of Excellence de Wine Spectator.

Es autor del libro Vini Vidi Vici (2017), premiado como Best of the Word en el Concurso Gourmand World Cookbook Awards 2018 en la categoría Drink Books of the Year. Wine.

Fernando Miralles-Wilhelm es Ingeniero Mecánico egresado en 1987, Master of Science por la University of California (1989), y Ph.D. Civil and Environmental Engineering, Massachusetts Institute of Technology (1992).

Actualmente, es Profesor Titular y Jefe de la cátedra de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas en la Universidad de Maryland, y Científico Líder para Agua en The Nature Conservancy.

Cuenta con más de 25 años de experiencia como hidrólogo e ingeniero de recursos hídricos con experticia en modelaje de la hidrología de aguas superficiales y subterráneas, entre otras especialidades.

Ha sido consultor del Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo y la

Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) sobre temas relacionados con el agua, medioambiente y sostenibilidad.

Ha sido investigador principal en proyectos financiados por agencias estadounidenses e internacionales que suman más de 300 millones de dólares, y cuenta con 120 publicaciones científicas.

Fotos: Javier Perozo

Cristián Puig, secretario de la USB.

Mariella Azzato, vicerrectora administrativa (e) de la USB.
Mineau Reyes, presidenta de la Aeusb.
Daniel Varnagy, profesor de la USB y presidente del jurado de la edición 2019 de la Orden Mayz Vallenilla.
Miembros del jurado 2019 de la Orden Mayz Vallenilla.
Ensamble de metales de la Orquesta USB.
El alcalde de Baruta, Darwin González, estuvo presente en el acto de entrega de la Orden Mayz Vallenilla.
Share