USB debe afrontar la sentencia 0324 mediante el consenso interno basado en sus principios rectores

Exrectores de la USB, Benjamín Scharifker, Pedro Aso y Freddy Malpica.

Exrectores opinan que las universidades deben tener una estrategia común

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

Los exrectores de la USB, Freddy Malpica, Pedro María Aso y Benjamín Scharifker participaron en el foro Autonomía y elecciones universitarias: hablan los exrectores de La Simón, organizado por la Asociación de Profesores de la USB, Apusb.

Coincidieron en que la USB debe afrontar la sentencia 0324 del Tribunal Supremo de Justicia, que ordena hacer elecciones de autoridades en condiciones contrarias a la Constitución y la Ley de Universidades, basándose en el consenso interno orientado por los principios rectores y valores de la Universidad Simón Bolívar. Además, dijeron, debe haber una estrategia común de todas las universidades para coordinar acciones ante la sentencia.

Freddy Malpica, rector de la USB entre 1989 y 2001.

Consenso, valores y principios rectores

Freddy Malpica, rector entre 1989 y 2001, destacó que la sentencia 0324 es política, tiene la intención de intervenir a las universidades y vulnera la autonomía de la USB. Subrayó que la USB desarrolló su autonomía desde 1995 cuando le fue otorgada mediante decreto presidencial, y lo hizo “porque toda la comunidad se mantuvo unida bajo un mismo criterio”.

Expresó que con la sentencia se busca dividir a las universidades a lo interno, por lo que exhortó a hablar y discutir, clarificando conceptos con todos los sectores universitarios, bajo la guía y orientación de los principios rectores y valores de la Universidad Simón Bolívar.

Enfatizó que la Constitución Nacional consagra la autonomía universitaria y define como miembros de la comunidad universitaria a profesores, estudiantes y egresados, en el artículo 109 del capítulo de Derechos culturales y educativos. “La excelencia de la USB se basa en los valores académicos. La universidad no es una república, no podemos equipararla, es un derecho educativo. Las decisiones de la Universidad, así sean presupuestarias, tienen un sentido académico, y quienes son competentes para las decisiones del proceso educativo y social, tal como lo dice la Constitución, son los profesores, estudiantes y egresados”.

Además, dijo, debe haber una estrategia y acción coordinada de todas las universidades para hacer frente a la sentencia 0324, pero antes debe haber unidad interna en cada universidad.

Pedro María Aso, rector de la USB entre 2001 y 2005.

Contra la Constitución

Pedro María Aso, Profesor Emérito y rector de la USB entre 2001 y 2005, explicó que parte del problema político que hoy enfrentan las universidades tiene su origen en el artículo 34, numeral 3, de la Ley Orgánica de Educación (LOE), que contradice a la Constitución Nacional al establecer derechos políticos para la comunidad universitaria integrada por profesores, estudiantes, personal administrativo y obrero y egresados. “Lo que defiende el artículo son derechos políticos que no están consagrados en el artículo 109 de la Constitución”.

El recurso de nulidad por inconstitucionalidad de la LOE interpuesto en octubre de 2009 por la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu), es lo que ahora da lugar, diez años después, a la sentencia 0324 del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Pero el TSJ no se limitó a establecer una medida cautelar sobre la nulidad del artículo 34.3, explicó, sino que ordenó realizar elecciones en las universidades, creó un régimen electoral transitorio, dictó un plazo de seis meses para hacer las elecciones, y ordenó al Consejo Nacional de Universidades elaborar el cronograma electoral.

Aso alertó que el régimen electoral establecido por la sentencia 0324 no menciona a los egresados de postgrado de las universidades como parte del electorado, y dicta condiciones poco claras sobre el voto de los egresados, tales como que deben ejercer su profesión en el lugar donde tenga sede la universidad, lo cual tiene que ser certificado por la colegiatura vigente o por una carta de residencia. La poca claridad, a juicio de Aso, está hecha con la intención de impugnar las elecciones por esta vía si el resultado no es favorable.

Benjamín Scharifker, rector de la USB entre 2005 y 2009.

Elección corporativa contraría la esencia de la universidad

Benjamín Scharifker, Profesor Emérito y rector de la USB entre 2005 y 2009, explicó que la intención de la sentencia 0324 es dividir a los sectores universitarios tal como corporaciones. “Se trata de una elección corporativa. Una de las características de los regímenes totalitarios del siglo XX es la relación directa del líder con la masa, y la forma de hacerlo es dividir a los sectores de la sociedad en corporaciones que defienden sus propios intereses. Se busca dividir a los sectores universitarios para que respondan a sus intereses corporativos, como si la universidad fuera una isla o fuera soberana. La universidad no es soberana, no existe para satisfacer los intereses de sus miembros, tiene un propósito que trasciende a los intereses de sus miembros, y por lo tanto el someter a elección corporativa la escogencia de las autoridades universitarias es un contrasentido que traiciona la esencia misma de lo que es la función universitaria”.

Alertó que hay intenciones del Ministerio de Educación Universitaria de negociar los términos de acatamiento de la sentencia con cada universidad y para ello se nombró una comisión en el Consejo Nacional de Universidades.

El foro fue moderado por William Anseume, presidente de la Apusb.

Sobre qué hacer, Scharifker aseguró que se debe unificar criterios sobre la base del entendimiento de la coyuntura que están viviendo las universidades, tomando en cuenta los problemas a mediano y largo plazo, y fortaleciendo las instituciones. “La autonomía tiene que ser sostenible y eficaz. Eficaz para que la universidad cumpla con sus objetivos, y sostenible para que no dependa exclusivamente del Estado, sobre todo de uno que la quiere dominar como hemos visto. Sin estas dos condiciones, no nos sirve la autonomía”.

Sobre consulta aprobada por el Consejo Directivo

Sobre la consulta no vinculante aprobada por el Consejo Directivo para que la comunidad uesebista exprese su opinión sobre cómo debe actuar la USB ante la sentencia, Scharifker afirmó que es una oportunidad, siempre que se haga mediante discusiones, reuniones, foros y asambleas para que surjan argumentos para el debate, y no se limite a los sectores universitarios a responder una pregunta cerrada en un referendo.

Malpica y Aso insistieron sobre el diálogo y debate interno para llegar a una posición común y consensuada siempre bajo la orientación de los valores y principios rectores de la USB.

Fotos: Javier Perozo

Share