Como una manifestación de resistencia y resiliencia comenzó el XII Congreso Venezolano de Ecología

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

El XII Congreso Venezolano de Ecología, resiliencia en tiempos de cambio, se inauguró hoy en la Universidad Simón Bolívar con la participación de 150 estudiantes, profesores y profesionales provenientes de la UCV, ULA, UDO, LUZ, Ivic y de los estados Yaracuy y Carabobo.

Vilisa Morón, profesora de la USB y presidenta de la Sociedad Venezolana de Ecología (SVE), hizo un reconocimiento a cada uno de los participantes por su compromiso para hacer ciencia en Venezuela en momentos en que es todo un reto y un acto de rebeldía dedicarse a la actividad científica.

Expresó que los científicos deben tomar la palabra para continuar advirtiendo sobre el peligro del impacto de la actividad humana en los ecosistemas, y el congreso es un espacio ideal para hacerlo. “Las sociedades científicas tienen un papel protagónico para buscar respuestas a preguntas decisivas y transmitirle con efectividad esas respuestas a la sociedad en un mundo donde la información es inconmensurable”.

Por su parte, Leonardo Sánchez, investigador del Ivic y miembro del comité organizador, contó que fue objeto de debate la pertinencia de realizar el Congreso Venezolano de Ecología, dada la situación del país y de las universidades. “Los congresos científicos son típicos de países que funcionan normalmente, pero este es un congreso sobre ecología y los ecólogos sabemos que la normalidad es una irrealidad”.

Destacó que “aún sin que el hombre intervenga los ecosistemas están en constante cambio, están sustituyendo una normalidad por otra. La misma existencia del hombre y su capacidad de transformación son parte de este proceso de adecuación constante de la vida a nuevas realidades. Esa es la base de la evolución, no solo de la biológica, también de la sociedad. No existe un manual de normalidad. La normalidad que uno desea, que tiene que forjar, experimentar y desear, no tiene un momento ideal para implementarla. Como en los ecosistemas, las condiciones para crear algo con éxito dependen de los pioneros que las van modificando, a veces con estrategias de millones de años, a veces con ideas nuevas”.

Entonces, “¿cómo no va a ser pertinente realizar el Congreso Venezolano de Ecología? Los ecólogos y todos los venezolanos sabemos de resistencia y resiliencia. Actividades como este congreso son manifestación de resistencia y también son experimentos de resiliencia para alcanzar la nueva normalidad que aspiramos”.

Sánchez expresó que hacer el Congreso en esta realidad del país, no es casual. “Los venezolanos estamos exigiendo nuevas condiciones que nos parezcan aceptables y deseamos experimentar lo que queremos que sea nuestra normalidad. El Congreso es un trabajo pionero que busca arrancar la sucesión hacia la Venezuela que todos estamos impacientes por vivir, la Venezuela del conocimiento, de la razón, de la conservación, del disfrute y aprovechamiento sostenible de la biodiversidad y de los derechos humanos y derechos ambientales que también son derechos humanos. El país no puede esperar por la política para iniciar su tránsito hacia el desarrollo sostenible. Este tránsito es un problema de sobrevivencia, debemos aprovechar esta reunión para hacer política, que en este contexto significa darle a la ecología el puesto que le corresponde dentro de los procesos fundamentales que generan nuestra realidad”.

El congreso tendrá una agenda que incluye conferencias, simposios, exposiciones orales, foros y sesiones que se desarrollarán hasta el jueves 21 de noviembre.

La profesora Morón agradeció el apoyo desde la distancia de la mayoría de miembros de la junta directiva de la SVE que están fuera del país, y de la USB y patrocinadores: Provita, Santa Teresa, Schell, Total, Finca Dos Aguas y Fundación La Salle.

Fotos: Departamento de Relaciones Públicas y Protocolo.

Share