Equipos de tecnología de la Biblioteca están en su peor momento

Obsolescencia de equipos y sistemas de control

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

La obsolescencia de los equipos de computación, información y control de los sistemas que operan en la Biblioteca, sumada a las fallas eléctricas que ocurren casi a diario en Sartenejas, ponen en jaque el funcionamiento de esta Unidad, soporte de investigación y docencia de profesores y estudiantes de la USB.

La plataforma tecnológica e informática con la que operan los servicios de préstamo y control del material bibliohemerográfico está en su peor momento, debido a la falta de inversión en la reposición de equipos y actualización de paquetes, entre otros, para mantener el funcionamiento eficiente que requiere esta infraestructura.

De acuerdo con el informe elaborado bajo la coordinación de la Dirección de la Biblioteca para el Consejo Académico, la escasa asignación de recursos para esa Unidad, que este año 2019 fue de solo 55 dólares, ha traído como consecuencia que tanto los equipos como los soportes tecnológicos estén desprotegidos y que la plataforma de tecnología informática y de comunicaciones de la Biblioteca apenas se mantenga en pie y de forma precaria.

El inminente colapso de los sistemas que están detrás del funcionamiento general de la Biblioteca pone en riesgo los servicios de préstamo y el control del material bibliohemerográfico, riesgo que se incrementa con las fallas de electricidad.

Según el inventario que alimenta el informe sobre el estado de precariedad de la Biblioteca, esta dependencia cuenta con 4 servidores, en lugar de los 8 que se requieren, cuya antigüedad varía de siete a más de 15 años; no tienen capacidad en disco, memoria o velocidad de procesamiento apropiada; solo tiene cinco protectores (UPS), en vez de los siete que requiere para sus equipos de TIC, todos carecen de baterías operativas y han sobrepasado el tiempo de vida recomendado por el fabricante.

Otro drama de la Biblioteca es la quema de algunos equipos y aparatos, debido a que no tienen la protección eléctrica adecuada y a la sobretensión (picos de electricidad) que ocurre con frecuencia.

En cuanto a los equipos de comunicación, entre los que están suiches, concentradores y routers, todos han sobrepasado ampliamente su tiempo de vida recomendado, por lo que operan en condiciones de precariedad.

Migración a software libre en espera

El sistema de gestión de servicios de la Biblioteca es Aleph, cuyas licencias no se han actualizado desde en los últimos años, por lo que funciona gracias a la activación, en el año 2015, de una cláusula del contrato que permite el uso indefinido del software, pero sin soporte ni actualizaciones posteriores a 2012, y sin derecho a respaldar la aplicación o a instalarlo en otro servidor.

Considerando esta amenaza, desde el año 2015 la Biblioteca está migrando su sistema de gestión de un sistema propietario (Aleph) a un sistema basado en software libre: Koha; sin embargo, la falta de recursos ha hecho que el proceso de migración sea lento y riesgoso.

Completar la migración requiere de un servidor para la versión de producción y para la versión de desarrollo de Koha.

Otras fallas que presenta la Biblioteca en Sartenejas, producto de la desinversión acumulada en los últimos nueve años, es la red de cableado, cuya obsolescencia tiene alrededor de 20 años, las deficiencias en la cobertura y capacidad de red inalámbrica en las bibliotecas de ambas sedes; el envejecimiento que presentan las computadoras de escritorio, tanto para las salas de recursos electrónicos como para las oficinas de personal y las mediatecas de ambas sedes.

El servicio de fotocopiado está suspendido desde 2017 pues las máquinas (11 en Sartenejas y 4 en la Sede del Litoral).

Algunas propuestas

El informe que contiene todo el diagnóstico de la Biblioteca ofrece una lista de posibles soluciones, específicamente en lo que a tecnología y soporte técnico se refiere, entre las cuales están la de obtener los recursos necesarios para culminar la migración a Koha, en un lapso inmediato; la contratación de un servicio externo de soporte para garantizar la continuidad del servicio en caso de fallas; la adquisición de bancos de baterías para dos UPS de 30 KVA del tipo Standby, y contar con los recursos necesarios para reponer y actualizar 20% de los servidores y equipos de comunicaciones durante el primer semestre de 2020.

Share