USB se mantuvo en funcionamiento a pesar de la crisis en todos los servicios

Culmina el año con deudas millonarias

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

En el año 2019 a pesar de la crisis de servicios que vivió todo el país y, particularmente la USB, esta casa de estudios logró mantenerse abierta y en funcionamiento, alcanzando metas como el ingreso de nuevos estudiantes y egresados, y el diseño de una plataforma de aportes voluntarios para la sostenibilidad de su sistema de transporte.

El trimestre enero-marzo se vio afectado por la severa crisis de agua que arrastraba la universidad desde 2018, sumado a la crisis eléctrica nacional, lo que trajo como consecuencia que el trimestre se extendiera por seis meses.

En los meses de mayo-junio, el servicio de transporte colapsó, debido a la falta de pago de la deuda que a la fecha aún no ha reconocido el Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, y que se mantiene por 3 mil millones de bolívares, lo que afectó las actividades académicas y administrativas de la Universidad.

En los momentos más críticos por la suspensión del transporte, la USB mantuvo en funcionamiento sus servicios medulares gracias a un plan de contingencia diseñado por las autoridades, y a la disposición incondicional de su comunidad que hizo esfuerzos por trasladarse a los campus universitarios a cumplir sus labores.

Sin embargo, con la ayuda de las donaciones gestionadas por AlumnUSB, en septiembre se reactivaron 26 unidades de transporte para cubrir parcialmente las rutas urbanas e interurbanas del servicio que normalmente realizaban 105 unidades.

Deudas acumuladas

La falta de presupuesto ha producido una deuda millonaria solo en servicios básicos; así, en agua se deben 27 millones de bolívares, y el servicio de recolección de basura, que estuvo paralizado por falta de pago de facturas a partir de marzo, y que logró reactivarse gracias a la cancelación de dos meses por 67 millones de bolívares cada uno, aún tiene una deuda acumulada de aproximadamente 348 millones de bolívares.

En impresos, la Dirección de Servicios tiene registros de una deuda acumulada de 111 millones de bolívares, que corresponden a la reproducción de material estudiantil, como exámenes, guías, entre otros.

En cuanto a los comedores, estos sufrieron altibajos durante todo el año debido a la falta de entrega de insumos provenientes del convenio cárnico Mppeuct / Sedefanb; sin embargo, comenzó a ofrecerse un servicio adicional con precios por debajo de los del mercado externo.

En enero el funcionamiento del comedor estudiantil seguirá dependiendo de las entregas de insumos cárnicos, verduras y víveres que realicen los organismos oficiales.

En cuanto al transporte, luego de haber atravesado una de las peores crisis de la historia de la Universidad, y de la reactivación de unidades para el traslado de trabajadores y estudiantes, se realizó un censo de transporte mediante el cual se pudo actualizar la información sobre usuarios, procedencia y dificultades para llegar a las sedes de la USB, así como la disposición de buena parte de la comunidad uesebista a realizar aportes voluntarios para la sostenibilidad del servicio.

Sobre la base de esa información, con la coordinación del Vicerrectorado Administrativo y el trabajo hecho por las direcciones de Ingeniería de Información y Servicios, se activó un canal para que tanto la comunidad interna como externa realice aportes voluntarios y recaudar fondos para mantener y mejorar el servicio de transporte.

En este sentido, el sitio https://www.aportes.usb.ve/Aportes/ sigue activo para que quienes deseen contribuir con el servicio lo puedan hacer desde cualquier lugar y a cualquier hora.

Sin Biblioteca

Desde el 11 de octubre la Biblioteca cerró sus puertas debido a los trabajos de remoción de las alfombras contaminadas, cuyo estado ocasionaba riesgos de perder buena parte de la colección de libros.

Esta unidad hizo un diagnóstico de su crítica situación e informó que en 2019 su presupuesto fue de 55 dólares para todo el año, lo que conllevó a generar una situación de precariedad tal que obligó al cierre de los servicios presenciales y en línea (información relacionada); sin embargo, se prevé que reabra sus puertas durante febrero de 2020.

Para el próximo año seguirá la solicitud de recursos al MEU para gastos de funcionamiento y atención de áreas y procesos académico-administrativos medulares, como Biblioteca, Investigación, Extensión, Postgrado, Estudios Profesionales, Control de Estudios, Archivo, Servicios Telemáticos, Desarrollo Estudiantil, Servicios Multimedia. Así como la identificación de otras fuentes de ingresos y recaudación de fondos, tanto para el sistema de transporte como para otras áreas que ya no disponen de presupuesto, como jardinería y mantenimiento de autobuses.

Share