Trabajadores de la USB se paralizarán debido a la precaria situación laboral y salarial

Acudirán Al MEU el próximo miércoles 15 de enero

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

Bajos salarios, incumplimiento en la dotación de uniformes y equipos de seguridad, falta de seguro hospitalario y funerario son algunas de las exigencias planteadas por los trabajadores del sector obrero de la USB, en la asamblea de Sutes realizada ayer miércoles.

Gabriel Mendoza, secretario general de esa organización, explicó que la asamblea fue realizada por solicitud de los afiliados, y que las intervenciones se refirieron a la precaria situación que están atravesando los trabajadores “que impide seguir prestando los servicios a esta Universidad de manera eficaz”.

Los trabajadores aprobaron suspender las actividades que se realizan en las áreas de mayor riesgo, como la jardinería, mantenerse en asamblea permanente para “monitorear las áreas de trabajo y suspender progresivamente otras actividades por la misma razón”.

Posteriormente, se aprobó realizar una manifestación el día miércoles 15 de enero en el Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología, para entregar el documento con las exigencias planteadas en la asamblea al titular de ese despacho, César Trompiz, y “exigirle respuesta a la brevedad posible”.

Los trabajadores advirtieron y lamentaron que esta concentración, a la que asistirá la mayoría de los obreros, afectará las actividades de la USB.

En el documento que entregarán al Ministro, los trabajadores reconocen que la grave situación del seguro, tanto de atención médica como funerario, así como el incumplimiento en la entrega de uniformes y equipos de seguridad, viene ocurriendo desde que el Ministerio decidió centralizar la atención a todos estos rubros que son primordiales para los trabajadores.

Así mismo, acordaron que, ante el incumplimiento de la dotación por cuatro años consecutivos de los implementos de seguridad, aquellos trabajadores que por falta de los mismos estén en riesgo de sufrir accidentes laborales, no podrán seguir haciendo sus tareas hasta tanto se les dote de los implementos necesarios, como lo indica el artículo 53 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, Lopcymat, que especifica que los trabajadores tendrán derecho a desarrollar sus labores en un ambiente de trabajo adecuado y propicio para el pleno ejercicio de sus facultades físicas y mentales, que garantice condiciones adecuadas de seguridad, salud y bienestar.

Los trabajadores expresan en el documento que debido a la falta de seguro hospitalario y funerario, han acudido a los centros de salud y no han sido atendidos a tiempo, “lo que ha conllevado que varios de ellos hayan perdido la vida por no tener atención médica preventiva, y después que esto ocurre, tampoco tenemos un servicio funerario eficaz que atienda con rapidez estos siniestros, agravando la situación la carencia de salarios dignos”.

Las autoridades siempre han estado al lado de sus trabajadores, dijo la vicerrectora administrativa encargada, Mariella Azzato, quien expresó una vez más su apoyo a este gremio en virtud de que “todos los requerimientos son justos para el cumplimento de las labores que tienen asignadas; no podemos exponer al personal a riesgos por falta de implementos, menos aun sin un seguro médico eficiente que solvente oportunamente cualquier eventualidad”.

“Los trabajadores y Sutes saben que apoyamos sus demandas y estamos juntos en esta lucha para reivindicar sus derechos”, dijo Azzato.

En 2015 el Equipo Rectoral, Consultoría Jurídica y representantes del Sutes elaboraron un documento en conjunto para elevar los planteamientos de los obreros al MEU, que en esa oportunidad exigían el reconocimiento de los beneficios contemplados en la II Convención Colectiva Única; así mismo, en 2017 se planteó el conflicto de los trabajadores generado por la falta de uniformes e implementos de trabajo y por la solicitud de ingreso a la nómina universitaria para percibir los beneficios de la III Convención Colectiva Única Universitaria, aprobada en julio de ese año.

En esta oportunidad, dijo la vicerrectora, reconocemos la preocupación tanto del gremio como de los trabajadores, sin embargo, la Universidad está de manos atadas porque depende del gobierno la compra de estos implementos y no puede dar respuesta a los trabajadores ante la legítima exigencia de sus derechos, expresó.  

Share