Rafael Cadenas y Guillermo Sucre, Doctores Honoris Causa de la USB

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

Los escritores Rafael Cadenas y Guillermo Sucre fueron investidos con el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Simón Bolívar.

En un acto académico solemne, celebrado el pasado viernes en el Paraninfo de la Casa Rectoral, las Autoridades Rectorales confirieron el Doctorado Honoris Causa a Cadenas y Sucre “en reconocimiento a la excelencia de su obra literaria, a sus contribuciones a la lengua castellana, así como a su compromiso con la causa de la democracia y la defensa de la libertad”.

En palabras del rector Enrique Planchart, leídas por la vicerrectora administrativa encargada, Mariella Azzato, para la USB es un orgullo contar “con dos profesores de excepción, no solo por su impecable y sobresaliente productividad académica, literaria en este caso, sino ciudadanos ejemplares, fieles representantes de nuestros valores institucionales”.

Planchart, quien se encuentra de permiso por razones de salud, envió unas palabras en las que resaltó la relación que lo une con Cadenas y Sucre, “una sincera amistad y sobre todo una gran admiración por su trayectoria”. “Ustedes representan a la Venezuela que queremos, la posible, y por eso son y serán referencia para las generaciones futuras, en donde la ética, la decencia y el respeto por la democracia y la verdad son los verdaderos valores de un país y de nuestra universidad”.

Lea aquí las palabras enviadas por el rector Enrique Planchart.

El profesor Cristián Álvarez, encargado del discurso de orden, realizó una semblanza de los escritores, entrelazando la obra de ambos. “Creo que la prioritaria fidelidad a la convicción sobre el ejercicio permanente de la conciencia que construye al ser humano ha guiado siempre, en más de un sentido, el camino y el trabajo de Guillermo Sucre y Rafael Cadenas, tanto en el oficio de escribir, como en la entrega en la docencia y en la labor por la cultura de Venezuela”.

Álvarez expresó que “en tan singular acto de homenaje como el de hoy y en el que también deseo ver la ratificación de la conciencia como libertad, quiero acudir a una frase de Montaigne que Sucre cita con frecuencia y que traza un modo de vida y su apuesta constante: «un hombre de verdadero honor prefiere perder su honor antes que perder su conciencia». Y no hay duda de que Rafael Cadenas y Guillermo Sucre son hombres que constituyen ejemplo de preservación de la conciencia, de esta integridad despierta y de servicio del verdadero honor”.

Lea el discurso de orden aquí.

Determinados por la historia

Rafael Cadenas contó un hecho que lo unió con Guillermo Sucre y que “cambió nuestras vidas y las de otros jóvenes”: la toma de la sede de la UCV a mediados de los años 50 en el marco de la primera gran huelga universitaria contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Durante ese hecho, Cadenas y Sucre, al igual que otros jóvenes, fueron apresados y posteriormente enviados al exilio. “Esto lo he contado porque ejemplifica bien cuán determinados estamos por la historia.  Aunque nuestro hacer haya sido menudo, cómo puede cambiar ella nuestra elección inicial, nuestra vía, nuestro destino en suma. Un caso vastísimo de lo que digo es lo que ha pasado aquí en Venezuela durante los últimos veinte años: ellos han trastocado en una u otra forma, el itinerario vital de todos los venezolanos. No sé quién permanece inmune. Hasta el lenguaje ha sido afectado como lo explica el libro La neolengua escrito por varios autores”.

Cadenas se refirió al estado actual de las universidades venezolanas. “El descenso es total, algo que no había pasado antes. Todas están en el peor momento de su historia. Reflejan lo que pasa en el país. Si la situación de este no mejora, tampoco ellas lo harán. Uno se pregunta cómo salvarlas, a sabiendas de que Venezuela, sin universidades de excelente nivel, dejaría de ‘aprender los saberes’, se estancaría, se distanciaría de la civilización”.

Lea aquí el discurso de Rafael Cadenas.

La libertad, el bien más grande

En palabras, en parte leídas y en parte improvisadas, Guillermo Sucre rememoró el encarcelamiento en El Obispo, cárcel de presos comunes, junto con Cadenas y otros jóvenes, y cómo recordaban poemas para mantenerse ocupados en medio de las duras condiciones de la prisión.

Habló del libro La libertad, Sancho: de Montaigne a nuestros días, una compilación realizada y comentada por Sucre, que incluye fragmentos de textos de autores como Etienne de La Boètie, Michel de Montaigne, Baruj Spinoza, Albert Camus, Mariano Picón-Salas, Isaiah Berlin, Leszek Kolakowski y Amos Oz. “’La libertad, Sancho es el bien más grande que los cielos y la tierra han dado a los hombres. Por la libertad debemos luchar y hasta dar nuestras vidas’. Es una frase de Michel de Montaigne en su ensayo sobre la educación. No se trata de una simple libertad académica, sino de la libertad total del hombre cuya finalidad es preservar la vida. Para Montaigne, es preferible un hombre bien hecho, capaz de decidir por sí mismo en todas las circunstancias críticas de la vida, a un hombre bien informado que solamente repite lo que sabe”.

Sucre recordó su etapa como profesor de la USB, de 1975 a 1987, donde fundó y organizó la Maestría en Literatura Hispanoamericana Contemporánea, programa pionero en los estudios de cuarto nivel en el área.

Refirió que uno de los primeros cursos fue un seminario de poesía dedicado a José Antonio Ramos Sucre y que se prolongó durante tres trimestres, con consentimiento de los estudiantes, con la intención de publicar un libro colectivo. El libro no se publicó, pero sirvió de base para la publicación Ramos Sucre de la Colección Archivos auspiciada por la Unesco, coordinada por la profesora Alba Rosa Hernández.

Agradeció a la USB por incorporarlo a su cuerpo académico como Doctor Honoris Causa, “una institución que cree en el principio de la libertad y la democracia”, y agradeció las palabras del rector Enrique Planchart y la presencia en el acto “de mis antiguos amigos que han venido a acompañarnos”.

El discurso de Guillermo Sucre está publicado aquí.

  • Rafael Cadenas fue acompañado al estrado por los profesores Eleonora Cróquer y Arturo Gutiérrez Plaza.
  • Guillermo Sucre fue acompañado al estrado por los profesores Carmen Elena Alemán y Rafael Fauquié.
  • El acto se realizó en el marco de la celebración de los 50 años del inicio de actividades académicas de la USB.
  • Los himnos Nacional y Canción del Nuevo Mundo de la USB fueron interpretados por Pedro Silva, director del Orfeón USB.

Fotos: Alfredo Terán

Share