USB entregó 188 títulos a nuevos profesionales

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

En jornadas que se desarrollaron durante los días 27, 28 y 29 de julio, la Universidad Simón Bolívar entregó los títulos a los nuevos profesionales, que debieron ser entregados en los actos pautados para los días 19 y 20 de marzo y que se suspendieron debido a la emergencia sanitaria.

Para estos actos de grado, programados para antes de la declaración de la pandemia, serían entregados 246 títulos de pre y postgrado; luego de varios meses, se conformó la comisión para estudiar la factibilidad de la respectiva entrega, por lo que la Dirección de Admisión y Control de Estudios (Dace), coordinadora de dicha comisión, aplicó una encuesta entre los graduandos, de los cuales 201 manifestaron su intención de acudir al acto privado por Secretaría.

En total fueron entregados 188 títulos a los graduandos que, según el cronograma realizado por la Comisión, fueron distribuidos durante los tres primeros días de la semana, cifra que representa 93,53% de títulos entregados del total de los graduandos que manifestaron acudir al acto privado.

En esta oportunidad las togas, bonetes, trajes formales y fotografías fueron sustituidos por puntos de control, tomas de temperatura, desinfección, tapabocas, pantallas y distanciamiento social, protocolos establecidos para evitar el contagio del Covid-19 y cuyas normas fueron diseñadas y aplicadas por las direcciones que forman parte de la Comisión, así como por el personal adscrito a estas: Admisión y Control de Estudios, Planta Física, Seguridad Integral, Servicios y Asuntos Públicos, quienes también debieron cumplir minuciosamente las medidas de protección.

Lucy Pires, directora de Dace, explicó cómo se cumplió el proceso que fue acordado entre los involucrados en el diseño, con el fin de cumplir con la entrega de los títulos, hacer que los graduandos realizaran el recorrido tal como estaba establecido, cumplieran todos los pasos y evitar su permanencia en el campus, así como la toma de fotografías; medidas estrictas establecidas para evitar el contagio.

El proceso comenzaba en la entrada a la USB, primer punto de control, donde los graduandos se identificaban con el personal de Seguridad Integral, y personal de Bomberos hacía la primera toma de temperatura; luego, se dirigían hasta el estacionamiento de Básico 1. Allí los graduandos caminaban hasta el puente peatonal, donde estaba el segundo punto de control con Bomberos y Seguridad para verificar los datos del graduando en el listado y realizar la desinfección de manos.

Luego de este punto, los graduandos se dirigían por la parte externa del edificio Básico 1 hacia la puerta principal; allí estaba otro punto de desinfección que incluía una nueva toma de temperatura, desinfección de calzado, de manos y cuerpo, que consistía en un rociado con una solución alcoholada.

En el siguiente punto, el personal de Relaciones Públicas y Protocolo recibía las togas y bonetes, que debían estar en una bolsa sellada e identificada. Luego se cumplía la última fase: ubicarse en el salón de entrada del edificio (abierto), frente a la taquilla, guardando distancia entre cada estudiante; se esperaba a que se ocuparan los diez lugares demarcados para cada graduando y se procedía a la juramentación por parte del Secretario, Cristián Puig, quien estaba ubicado detrás de la taquilla y quien también ofrecía unas palabras relacionadas con la importancia de la seguridad sanitaria.

Terminada la juramentación, se iban nombrando a los graduandos uno a uno para entregarle su título; una vez recibido, el Secretario hacía una pausa para darle oportunidad al nuevo egresado de que firmara la constancia de asistencia, se retirara y proceder a nombrar al siguiente graduando.

El personal de seguridad estaba encargado de velar por que cada graduando abandonara el campus inmediatamente después de haber recibido su título.

La sencillez del acto privado por Secretaría para la entrega de títulos que debió hacerse bajo esta nueva normalidad, dista mucho de los actos académicos protocolares que se realizan habitualmente cada trimestre en la USB; sin embargo, requirió de un trabajo logístico más arduo, que comenzó hace más de un mes, cuando el Consejo Directivo aprobó la conformación de la Comisión para la factibilidad de entrega de los títulos.

El trabajo incluyó la identificación del personal estrictamente necesario para el cumplimiento de esta responsabilidad de la USB, la consulta a los estudiantes, identificación de equipos de protección para cada trabajador, disposición de personal y de unidades de transporte, la tramitación para la compra o donación de implementos y artículos de desinfección, así como el desmalezamiento de jardines y la limpieza de las áreas que serían habilitadas para este fin.

A pesar de los contratiempos, explicó Pires, se logró el objetivo de entregar a los graduandos los títulos correspondientes, y “gracias a la mística del trabajo de cada uno, tanto de los miembros de la comisión, como de quienes formaron parte de este evento, demostramos una vez más el compromiso para cumplir nuestra misión con la excelencia que nos caracteriza”.

Fotos: Direcciones de Admisión y Control de Estudios y Planta Física.

Share