|

Medicina Sistémica: una historia de ficción

Según la Arev se explota un mito que dice que lo natural es inocuo

Lisbeth Bernal
Departamento de Información y Medios USB

Representantes de la Asociación Racional y Escéptica de Venezuela -Arev-, afirmaron en una cita con estudiantes de la USB que no existe nada que avale científicamente los “milagrosos resultados” que supuestamente proporciona la llamada medicina sistémica.

Álvaro Osorio, estudiante de medicina de la UCV; Jesús Pineda, licenciado en Física y estudiante del Doctorado en Física de la USB, y Sami Rozenbaum, periodista y coordinador del programa radial Ciencia y leyenda, todos miembros de la Arev, participaron en un foro sobre pseudo ciencia y la medicina alternativa organizado por el Club de Ciencia Ficción Ubik, de la Sección de Actividades y Organizaciones Estudiantiles de Dide.A juicio de Osorio, la medicina sistémica juega con estos conceptos de modo que registra sus productos como medicina alternativa pero los vende y presenta al público como fármacos, “lo que resulta un evidente engaño tanto para el público y sus pacientes como para las leyes de Venezuela que regulan esta materia”.

La medicina sistémica, tal como la define su creador, el venezolano Jorge Olalde en su website, es una “medicina más humana con plantas medicinales que van a la raíz del problema, que no producen efectos secundarios y que no actúan como las drogas que intoxican el cuerpo”. Afirmación que para la Arev carece de veracidad ya que “se ha comprobado científicamente que todos los productos, incluso los 100 por ciento naturales, generan efectos secundarios”.

Otro aspecto debatible tiene que ver con su efectividad, pues esta medicina asegura que puede curar el cáncer cuando “en realidad existe una variedad tan amplia de tipos de cáncer que es imposible que un tipo de tratamiento les sea eficaz a todos”.

Efecto Placebo
Pineda, señaló que generalmente el público que acude a la medicina sistémica no diferencia la ciencia de la pseudociencia, por lo cual termina pagando unos tratamientos extremadamente costosos que a largo plazo no funcionan. “Los adaptógenos son una utopía, un disparate farmacológico que sólo tienen un efecto placebo ante la dura realidad de los pacientes”.

Por su parte, Osorio como estudiante de medicina indicó ante los supuestos argumentos médicos de esta medicina, los cuales se basan en su mayoría en anécdotas, “que no es lo mismo una anécdota que evidencias científicas con estudio doble ciego dentro de un protocolo específico”.

En ese sentido, explicó, que en la medicina existen 5 niveles de evidencia por los cuales debe pasar cualquier producto para que sea validado científicamente como algo seguro para la salud y “aún así, hay riesgos y falla”. En el caso de la medicina sistémica, denuncia, los riesgos son altísimos dado que las anécdotas se ubican dentro del nivel más bajo de esa escala de evidencias. Pero la manipulación, agrega, es más evidente cuando se analizan los estudios clínicos que supuestamente ellos han realizado, ya que los mismos han sido publicados en medios de medicina alternativa no muy prestigiosos, en donde además, Olalde forma parte del Comité Editorial.

En la discusión se habló de un error que comete la mayoría de las personas que son asistidas por la medicina alternativa. El error, dijeron, está en asociar correlación con causación. Es decir, “tomarse un cóctel de pastillas y pensar que alguna o todas te curaron, cuando podrías haberte sanado sin medicamentos”.

Sobre las razones por las cuales no se observa actualmente una lucha en contra de este tipo de medicina y quienes la practican, Rozenbaum aclaró que desde el año 2001, año en que se crea la Asociación Racional Escéptica de Venezuela, se inició una campaña para informar las fallas y riesgos que corren aquellos que son asistidos por la medicina sistémica. Incluso recordó que hace varios años, la Academia Nacional de Medicina de Venezuela, la Federación Médica Venezolana y Sociedad Venezolana de o­ncología también se pronunciaron en contra, “sin obtener éxito ante la gran maquinaria publicitaria que esta medicina ha desarrollado”.

Para leer más sobre este tema visite el website de la revista Lucido, órgano divulgativo de la Asociación Racional Escéptica de Venezuela:
http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/lucido.htm

La Arev
La Asociación Racional y Escéptica de Venezuela es una organización independiente y sin fines de lucro, integrada por estudiantes y profesionales con el propósito de promover el escepticismo y el pensamiento racional.

“La Arev promueve la ciencia y el pensamiento crítico como vías fundamentales para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, dotándolos de las herramientas escépticas indispensables para enfrentar las afirmaciones gratuitas y extravagantes de los mercachifles de la superstición, de los buhoneros de lo paranormal y de los traficantes de misterios, que especulan con la ignorancia del público para obtener grandes dividendos, al ofrecer panaceas y respuestas rápidas y falsas a la enfermedad, la miseria y la incertidumbre humanas”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *