|

Solucionan problema de transporte de equipos informáticos

Los estudiantes de la asignatura Gestión de la Producción III (PS4163), del cuarto año de Ingeniería de Producción, entregaron a la Dirección de Servicios Telemáticos, DST, una carretilla convertible como solución al problema de transportar equipos por las escaleras de forma más fácil y eficiente.

La propuesta de los bachilleres Luis Ramírez y Lorena Hernández fue la que se entregó a la DST, pero en la discusión y formulación de ideas para encontrar la mejor solución, participaron los 25 estudiantes del curso dictado por el profesor Fernando Torre.

El objetivo era encontrar una solución práctica, aplicable y que resultara una alternativa al uso de la carretilla que estaba empleando la Sección de Equipos Nuevos del Departamento de Tecnología Informática, encargada de evaluar los microcomputadores, laptops, periféricos y dispositivos electrónicos adquiridos a través de la DST de manera que cumplan con los estándares establecidos.

La carretilla que estaba utilizando la DST, explicó Ramírez, fue diseñada en la propia USB hace un año para sustituir a la carrucha convencional de dos ruedas, insuficiente e incómoda para el traslado de los equipos sobre todo por las escaleras. Sin embargo, esta carretilla de seis ruedas resultó muy pesada –su peso sin carga es de 35 kilogramos-, lo que dificultaba la manipulación por parte de los operarios, y poco práctica puesto que su estructura no permitía colocar cargas de tamaño superior a los 43 centímetros de ancho. Además del peso, el gran tamaño de las ruedas, también dificultaba la maniobra y el impacto sobre los equipos transportados.

Los jóvenes analizaron las ventajas e inconvenientes del rediseño de esta carretilla, hicieron nuevas propuestas y al final concluyeron que la idea de Ramírez y Hernández era la más conveniente: adquirir en la empresa metalmecánica Salto Ángel, ubicada en Caracas, una carretilla convertible que se despliega como un carrito de cuatro ruedas para hacer los traslados de equipos del camión al edificio, y se pliega en carrucha para transportar la carga por las escaleras.

Según el problema planteado por los estudiantes, la empresa fabricante Salto Ángel recomendó una carretilla con cauchos de cuatro lonas y rolineras que mejoran la amortiguación con respecto a los cauchos macizos. Las barras de la estructura son de acero, el peso no es superior a 25 kilogramos, la capacidad de carga es de 200 kilogramos y las medidas son –desplegada- de 93 centímetros de alto y 52 centímetros de ancho y 98 centímetros de profundidad, y –plegada- de 123 centímetros de alto, 52 de ancho y 50 centímetros de profundidad.

Para comprar la carretilla de Bs. 1.220, Ramírez y Hernández expusieron el proyecto a familiares y lograron recolectar Bs.720, los Bs. 500 restantes los cubrió la clase con un aporte de Bs. 20 por estudiante.

A la presentación de la propuesta y entrega de la carretilla acudieron el secretario Cristián Puig, el director de Servicios Telemáticos, Nicola Baglivi, y la jefa de la Sección de Equipos Nuevos, María Cristina Suárez.

El profesor Torre señaló otras propuestas que se trabajaron en el curso, y proseguirán analizándose en los futuros trimestres, con el objetivo de hacer mejoras a problemas de la Universidad. Algunos de los temas trabajados son: automatización del control de comedores, intercambio y reuso de guías de estudio, grupos estudiantiles para la mejora continua, oportunidades de ingreso para la editorial Equinoccio, proceso de desincorporación de equipos de computación, préstamo de libros digitales, trabajo conjunto: Equinoccio – Decanato de extensión – Asociación de Egresados, proceso de reparaciones menores, gestión de observaciones de los usuarios del servicio de transporte y diseño de un programa de extensión para apoyar pequeñas empresas y trabajadores independientes.

Torre indicó que el curso pretende “sensibilizar a los estudiantes con su entorno, hacia los aspectos donde exista una oportunidad de mejora, prepararlos para que sean en su entorno laboral, agentes de cambio”.

Fotos: Alfredo Terán

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *