Carreras técnicas de la USB cuentan con más de 7 mil egresados y matrícula en ascenso

Armando Jiménez, decano de Estudios Tecnológicos.

Decanato de Estudios Tecnológicos conmemoró XX Aniversario

Elsa Pilato / Departamento de Información y Medios USB.-

El Decanato de Estudios Tecnológicos (DET) arribó al XX Aniversario de su creación con más de 7 mil egresados de las carreras de Técnico Superior Universitario, equivalente al 20 por ciento del total de egresados de la USB, y una matrícula anual de 3 mil estudiantes.

En el acto de conmemoración del aniversario realizado el pasado viernes en el Paraninfo de la Casa Rectoral, el decano de Estudios Tecnológicos, Armando Jiménez, destacó el valor de la educación y el alza de los estudios tecnológicos en la actualidad. “Las sociedades que más han avanzado en lo económico y social son las que han logrado cimentar su progreso en el conocimiento, el que se transmite y el que se genera. De la educación, la ciencia y la innovación, dependen cada vez más la productividad y la competitividad, así como el desarrollo social y cultural de las naciones”.

Señaló que en el mundo solo existen nueve países donde egresan más profesionales de las carreras de TSU que de carreras de licenciatura, ingeniería o equivalente, y son: Argentina, Bélgica, Brunei, China, Chipre, Corea del Sur, Eslovenia, Mauricio y Suiza. “Suiza es el primer país en el índice de competitividad mundial, y cinco de esos nueve países se encuentran en los primeros 50 puestos de competitividad en el mundo”.

En el libro Educación técnica universitaria y formación profesional para América Latina, el reto de la productividad, publicado por la Corporación Andina de Fomento en 2015, refirió Jiménez, se señala que para la región existen dos grandes retos: diversificar y ampliar la oferta de estudios de carreras técnicas y aumentar la cobertura y los cupos, y trabajar en la valoración social de los egresados de las carreras de TSU, que en muchas ocasiones son percibidos por la sociedad solo como unos bachilleres con un poco más de formación.

En ascenso

En la USB, señaló Jiménez, se ha logrado aumentar la matrícula de las carreras cortas de 9,9 por ciento en 2011 a 30,01 por ciento en 2017 con respecto a la matrícula total de carreras de la USB. “Hemos logrado recuperar la matrícula de todos los programas de TSU, excepto en la carrera de Administración del Transporte, cuyo pensum de estudios está en revisión para hacerla más atractiva al mercado laboral, y tenemos la carrera con más estudiantes activos de la USB: TSU en Comercio Exterior con 565 estudiantes. La meta fundamental es ofertar nuevos programas y virtualizar las carreras para aumentar el alcance”.

Entre las razones del crecimiento, citó Jiménez, está la crisis económica. “Los jóvenes seleccionan programas que les permitan obtener un título universitario en menos tiempo y una rápida inserción laboral, y además un título que pueda ser reconocido internacionalmente, ya sea para trabajar o proseguir estudios”.

Dirigiéndose a los estudiantes, Jiménez manifestó que el país es de todos, y hay que trabajar y prepararse para recuperarlo.

En el acto se proyectó un video sobre la labor del DET, con testimonios de los egresados y profesores, producido por el Departamento de Producción Audiovisual de la Dirección de Servicios Multimedia, disponible en el Canal USB .

Una de las grandes ideas de la USB

El rector Enrique Planchart dijo que la creación de los programas de TSU “ha sido una de las grandes ideas de la Universidad Simón Bolívar”. “El número de estudiantes que aspiran a las carreras tecnológicas es mayor al número de estudiantes que aspira a estudiar carreras largas. La explicación puede encontrarse en que los estudios universitarios han dejado de ser los estudios que se realizan en un momento de la vida para después obtener un beneficio con ellos. Hoy en día, vivimos en la sociedad del conocimiento, todo sucede vertiginosamente, y la educación del individuo tiene que mantenerse durante toda la vida porque lo que aprendemos hoy en la universidad en poco tiempo se hace obsoleto. Por eso la tendencia en el mundo entero es realizar estudios por partes, estudios de 3 años, luego de 5 años, maestría, quizás doctorado, y luego mantener la educación permanente. Además de esta tendencia mundial, en Venezuela tenemos una crisis económica, política y social que impulsa a los jóvenes a estudiar carreras cortas, a obtener un primer grado universitario con el que puedan salir al mercado laboral y ser productivos”.

Luchar, estudiar y trabajar

El exrector Freddy Malpica contó que la creación del Núcleo del Litoral de la USB en 1977 respondió al consenso entre las fuerzas vivas del estado Vargas, incluidos entes gubernamentales y sector privado, para solicitar una universidad que formara profesionales en áreas prioritarias para la región: turismo, hotelería, aduanas, mantenimiento aeronáutico. “Se requirió un estudio de factibilidad para determinar qué carreras eran apropiadas para la zona, pero también para definir que deberían ofertarse carreras técnicas, de tres años de duración, que permitieran una incorporación rápida al mercado laboral de los profesionales que estaba demandando Vargas”.

Por su parte, el profesor Alberto Armengol, director de la Sede del Litoral, hizo un recuento de las gestiones que se realizaron para concluir con la creación el 10 de julio de 1997 del Decanato de Estudios Tecnológicos, “con fundamento en los reglamentos de la USB y sus principios rectores, específicamente el número 10, que dicta el reconocimiento e integración de las sedes universitarias”.

Con la creación del DET, los programas de TSU pasaron a tener el mismo estatus de representación y participación en todas las instancias académicas de los programas de carreras largas y postgrado.

Para terminar, el exrector Malpica envió un mensaje a toda la comunidad uesebista de cara al futuro. “Nos queda luchar, trabajar y estudiar, buscar la excelencia del país, no solo de la universidad. Cuando los valores democráticos han sido prácticamente destruidos por el régimen que nos gobierna, la Universidad debe fijar una posición, educar a través del mensaje, cumplir su misión orientadora tanto en lo interno como lo externo, y aportar soluciones para salir de la crisis”.

Destacó que es importante el diálogo interno, sin exclusión de ningún estamento de la universidad. “Los líderes de la Universidad tienen que asumir esta responsabilidad porque solo así la USB será fortalecida”.

El acto concluyó con la presentación del Club de Aficionados a la Música de la Sede del Litoral y luego se realizó un almuerzo con menú coreano, a cargo del Restaurante Escuela Camurí Alto, integrado por profesores y alumnos del plan de educación especial de comida coreana.

Reconocimientos

Al finalizar el acto, el DET entregó reconocimientos a agrupaciones, estudiantes y profesores por su destacada labor: Asociación de Estudiantes de Tecnología Aeronáutica (Aeta) y profesor Pedro Boschetti por su participación y contribución al proyecto Aerodesign; Centro de Estudiantes de Tecnología Mecánica (Cetemec) y al profesor Julio Longa, por su trabajo en el proyecto Taller Escuela Camurí Alto (Taesca); Restaurante Escuela Camurí Alto (Reca) y profesoras María Eugenia Morillo y Mayba Hernández, por su desempeño como embajadores de la cultura coreana en Venezuela, en el marco del convenio con la Korean Food Foundation; estudiantes de Comercio Exterior, Fabiana Coello, Gabriela Di Toro, Jorge Parra y Jessika Valera, y el profesor Joaquín Santos, por su destacada participación en el Reto Labsag 2017 de simuladores de negocios.

Fotos: William Contreras, Bruno Hurtado.

Share