Queso de cabra en el banquillo de la academia

Sandra DeSousa e Isabel Mago

La degustación de un queso de cabra formó parte del trabajo de grado de dos estudiantes de Licenciatura en Química, quienes apostadas en las mesas del IPP esperaron pacientes la llegada de voluntarios que probaran el queso, producto de la maduración a partir de las cepas Lactobacillus acidophilus y Leuconostoc mesenteroides.

Sandra DeSousa e Isabel Mago, completaron hoy, con esta degustación y la encuesta que hicieron los probadores, una fase de los trabajos de grado titulados Evaluación de la maduración de un queso de cabra preparado a partir de la cepa Lactobacillus acidophilus, bajo la tutoría de la profesora Aura Cova, y Evaluación de la maduración de un queso de cabra preparado a partir de la cepa Leuconostoc mesenteroides, con la tutoría de la profesora Naida Sanabria.

El objetivo de ambos trabajos, cuyas prácticas se desarrollaron en la planta de lácteos de la UCV Maracay, es evaluar el efecto del cultivo sometiendo el queso de cabra a un proceso de maduración a 14° C durante cuatro semanas, observando elementos como proteínas, lactosa, acidez, pH, grasa, perfil de ácidos grasos, textura, humedad, cenizas y microbiología.

Fotos: Alfredo Terán

 

Los voluntarios comentaron en una encuesta sus impresiones luego de la degustación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los quesos son producidos en la planta de lácteos de la UCV en Maracay

 

 

 

 

 

 

 

 

Share