Sofía Imber, Doctora Honoris Causa de la Universidad Simón Bolívar

Sofía Imber falleció el 20 de febrero de 2017.

La Universidad Simón Bolívar publicó la resolución que distingue a Sofía Imber, quien falleció el lunes 20 de febrero, como Doctora Honoris Causa de esta casa de estudios.

La resolución, que hubiera sido leída el martes 21 de febrero en el Acto de Conferimiento e Investidura del Título de Doctor Honoris Causa, destaca a Imber como “una figura prominente tanto del medio periodístico como del ámbito cultural venezolano, en quien confluyen los máximos estándares de labor periodística y de la gerencia cultural”.

Resalta su rol como promotora cultural en la comprensión y difusión de las artes plásticas contemporáneas a nivel nacional y su papel como fundadora y directora entre 1973 y 2001, del “Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (Sofía Imber), período durante el cual fue considerada una institución cultural modelo para Latinoamérica y el mundo, tanto por su estructura institucional y su metodología museográfica, como por su excepcional colección de arte moderno y contemporáneo”.

El Consejo Directivo de la USB valoró al otorgarle el título de Doctor Honoris Causa, en sesión del 16 de noviembre de 2016, que Imber tuvo una actuación profesional que “contribuyó significativamente a considerar que Venezuela disfrutó de una libertad de pensamiento, de criterio y de una independencia ideológica que hoy genera una directriz para la recuperación de esos imprescindibles valores”.

El profesor Daniel Varnagy quien tuvo a su cargo la coordinación académica del acto de conferimiento, en emotivas palabras dijo que “Sofía falleció apenas un día antes, el 20 de febrero de 2017. Estaba muy ilusionada con su acto. Ella se probó nuestra toga y se emocionó mucho con el título y la medalla que recibiría. Se sentía sumamente honrada, dado que la USB fue la única universidad venezolana que tuvo a bien reconocerla con esta máxima distinción”.

El profesor Varnagy dijo sentirse “muy profundamente honrado y agradecido para con la USB a la cual sirvo como venezolano, como profesor y como ciudadano, al pertenecer a una Institución que no escatimó esfuerzos, recursos humanos de primer orden, y los exiguos recursos materiales con los que cuenta, en reconocer de esta inigualable forma los aportes académicos de quien fuera por breves días mi amiga, la Sra. Dra. Imber. Gracias a todos ustedes. Ha sido un proyecto maravilloso”.

Share