Planchart: “USB decide potenciar el uso de la tecnología para mantener sus funciones”

Enrique Planchart, rector de la USB.

Soraya Villarreal / Departamento de Información y Medios USB.-

En medio de la peor crisis universitaria, la USB decidió salir del área de confort para pensar en cómo enfrentar la situación que tiene disminuidas las actividades académicas y administrativas, y poder responder al país en el momento en que se genere un cambio.

Así lo expresó el rector de la USB Enrique Planchart en la instalación de las Jornadas de reflexión del Departamento de Idiomas: Nuevas herramientas y experiencias pedagógicas en tiempos de crisis, que comenzaron este martes 25 de junio.

Planchart hizo referencia a que la crisis presupuestaria que enfrentan las universidades, y en particular la USB, ha hecho que funcionen a media marcha; y que en el caso de la Simón Bolívar, la ubicación de sus campus en Sartenejas y Camurí, la falta de transporte institucional y público ha producido una considerable disminución de la presencia de estudiantes, profesores, empleados y obreros.

A esta realidad se suma la falta de comedores, un beneficio que está suspendido debido a que el MEU asumió, desde hace varios años, la entrega de insumos a través de un convenio con la Fanb, pero que desde enero de 2019 no ha vuelto a hacerse efectivo el envío de proteínas, víveres, hortalizas, verduras y frutas.

“Todo esto es parte del plan de destrucción que mantiene el gobierno con las universidades autónomas del país, pues no reconocen a estas instituciones como fuente de conocimiento para generar riqueza, bienestar y desarrollo, y solo envía recursos para mantener unos sueldos de vergüenza que no se comparan con ningún país del tercer mundo”, dijo el Rector.

Planchart considera que son los uesebistas quienes deben asumir la reconstrucción de la institución y no esperar al día después, “sino mantener las funciones académicas, de investigación y extensión a través del mayor uso de la tecnología; lo que no significa convertir a la USB en una universidad virtual, sino usar la tecnología de manera más inteligente para minimizar el impacto de la crisis que impide la presencia prolongada de estudiantes y profesores”.

Revolución cognitiva y universidad sustentable

La vicerrectora administrativa encargada, Mariella Azzato, por su parte enfatizó en que se tiene que tener clara la idea de que la USB no puede cerrar, y por eso aprovecha las tecnologías para sistematizar y darle un marco a lo que ya está ocurriendo: desarrollar actividades de formación no presenciales, “pues esta es una universidad presencial y nunca podrá ser a distancia”.

Mariella Azzato, vicerrectora administrativa (e) USB.

Existe una realidad, explicó la profesora, “y nos estamos organizando para superar los problemas a los que estamos sometidos; dentro de esa organización está el diseño de actividades cuyos contenidos se puedan ofrecer de manera no presencial, mediante un plan concertado entre los estudiantes y el profesor”.

Se trata, dijo la profesora, del empoderamiento del estudiante de su propio proceso cognitivo, del profesor curador de contenidos y de una formación estructurada institucionalmente sobre la base del Reglamento para la Administración de las Actividades de Formación Mediadas por las Tecnologías Digitales Disponibles, C.38.

Así mismo, la vicerrectora hizo énfasis en la necesidad de organización para “responder activamente ante la realidad de un país sin comprometer la calidad que depende tanto del profesor como del estudiante”.

El Departamento de Idiomas tiene años actualizándose, reconoció Azzato, “con las mejores experiencias que están ocurriendo en el mundo, y nosotros estamos llamados a emprender una revolución cognitiva a través de las herramientas tecnológicas que tenemos y de todo un marco estructurado para que ocurra”.

Para la vicerrectora la USB es la única universidad que maneja la sustentabilidad como un concepto claro y modelo de institución, “pues esta universidad es insostenible, con un modelo rentista cuyos recursos no están garantizados”.

Fotos: Javier Perozo

Share